Un juez, en el momento de dictar sentencia

En 2025 no será legal vincular el consumo de agua con la generación de residuos

La aplicación de la Directiva europea así lo establece sin posibilidad de ampliar los plazos a los Ayuntamientos

Así lo establece en su despligue la Directiva Marc de Residuos UE 2018/851, que es una modificación de la del 2008, traspuesta por la ley española 7/2022 implanta en su artículado un sistema de pago por generación de residuos desligado del recibo del agua.Y esta será de aplicación directa a partir del 2025. 

Artículo 11: Costes de la generación de residuos
Artículo 11 de Ley 7/2022, de 8 de abril, de residuos y suelos contaminados para una economía circular. | Catalunyapress

De esta manera la sentencia conocida este lunes de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo (TS) que ha avalado la polémica tasa de recogida de basuras aprobada por el gobierno de Ada Colau quedará sin efecto el año que viene.

Los magistrados han derogado la sentencia previa del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TJSC) que anuló el gravamen a instancias de la  empresa público-privada que gestiona el ciclo del agua en la ciudad de Barcelona.

El gobierno local argumentó al respecto que esta tasa era necesaria para cubrir los costes de gestión de los residuos de los vecinos y en lugar de cobrarla por separado, la incluyeron en el recibo del agua. Desde su aprobación, los opositores de la tasa criticaron su diseño excesivamente genérico. Además, argumentaron que se solapaba con otra figura similar del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), que también se carga en la factura del agua. Esto el año que viene con la aplicación de la propia Ley de Residuos tendrá que hacerse así. 

Aunque para el Supremo  atendiendo a la normativa aplicable en el momento de su aprobación,  considera que "el principio de 'quien contamina paga' no exige la determinación previa e individualizada del volumen de residuos generados por cada individuo sujeto a la tasa (...) a los efectos del cálculo de la cuota tributaria".

El tribunal subraya que resulta suficiente que el informe técnico-económico de la tasa se fundamente en informes que vinculen el valor de dicho servicio con el volumen de agua consumida y el caudal nominal de cada vivienda.

Según la sentencia, el consumo de agua presenta una correlación positiva con la generación de deshechos. "Esta correlación se basa en que el consumo de agua depende, entre otros factores, del número de personas que habitan en un domicilio y su nivel de renta, y ambos son indicios explicativos racionales y suficientes de la generación de residuos, tal como demanda el principio de quien contamina paga", abunda.

De aquí que resulte razonable usar el consumo de agua como criterio válido para identificar la producción de los residuos. Aunque puntualizan que "no se trata de un cálculo exacto y que existen diferentes circunstancias que pueden explicar ciertas variaciones de consumo". Cabe reseñar que desde su introducción, el ayuntamiento de Barcelona ha recaudado cerca de 136 millones de euros.

El Alto Tribunal con su fallo únicamente retrasa un año el sistema propio que tendrá que desplegar formalmente en 2025 en cumplimiento de la legislación de residuos que será de obligado cumplimiento para todos los ayuntamientos del país.