El ex primer ministro israelí y líder del partido Likud, Benjamin Netanyahu

Un alto cargo del Mossad amenazó a la fiscal de la Corte Penal por investigar a Israel

Sugirió que su familia podría sufrir si seguían investigando a Israel

El exjefe del Mossad, la agencia de inteligencia exterior de Israel, supuestamente amenazó a una fiscal jefe de la corte penal internacional (CPI) en una serie de reuniones secretas en las que intentó presionarla para que abandonara una investigación sobre crímenes de guerra, según puede revelar The Guardian.

Los contactos encubiertos de Yossi Cohen con la entonces fiscal de la CPI, Fatou Bensouda, tuvieron lugar en los años previos a su decisión de abrir una investigación formal sobre presuntos crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad en los territorios palestinos ocupados.

Esa investigación, iniciada en 2021, culminó la semana pasada cuando el sucesor de Bensouda, Karim Khan, anunció que buscaba una orden de arresto para el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, por la conducta del país en su guerra en Gaza.

La decisión del fiscal de solicitar a la sala de cuestiones previas de la CPI órdenes de arresto para Netanyahu y su ministro de Defensa, Yoav Gallant, junto con tres líderes de Hamas, es un resultado que el establishment militar y político de Israel ha temido durante mucho tiempo.

La implicación personal de Cohen en la operación contra la CPI tuvo lugar cuando era director del Mossad. Sus actividades fueron autorizadas a alto nivel y justificadas sobre la base de que el tribunal planteaba una amenaza de procesamiento contra personal militar, según un alto funcionario israelí.

Otra fuente israelí informada sobre la operación contra Bensouda dijo que el objetivo del Mossad era comprometer a la fiscal o reclutarla como alguien que cooperaría con las demandas de Israel.

Una tercera fuente familiarizada con la operación dijo que Cohen actuaba como “mensajero no oficial” de Netanyahu.

Cohen, que era uno de los aliados más cercanos de Netanyahu en ese momento y está emergiendo como una fuerza política por derecho propio en Israel, lideró personalmente la participación del Mossad en una campaña de casi una década por parte del país para socavar a la corte.

Cuatro fuentes confirmaron que Bensouda había informado a un pequeño grupo de altos funcionarios de la CPI sobre los intentos de Cohen de influir en ella, en medio de preocupaciones sobre la naturaleza cada vez más persistente y amenazadora de su comportamiento.

Según relatos compartidos con funcionarios de la CPI, supuestamente él le dijo: “Deberías ayudarnos y dejarnos cuidar de ti. No querrás meterte en cosas que puedan comprometer tu seguridad o la de tu familia”.

Una persona informada sobre las actividades de Cohen dijo que había utilizado “tácticas despreciables” contra Bensouda como parte de un intento finalmente infructuoso de intimidarla e influir en ella. Compararon su comportamiento con el "acecho".