Edificios destruidos tras una operación del Ejército de Israel en el campamento de refugiados de Nuseirat, en la Franja de Gaza

Ascienden a más de 37.160 los muertos por la ofensiva de Israel sobre Gaza

Hay un número indeterminado de víctimas "bajo los escombros y en las carreteras"

Las autoridades de la Franja de Gaza, controladas por el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), han elevado este martes a más de 37.160 los palestinos muertos y a cerca de 85.000 los heridos a causa de la ofensiva militar lanzada por el Ejército de Israel contra el enclave palestino tras los ataques perpetrados el 7 de octubre por el grupo islamista y otras facciones palestinas, que dejaron unos 1.200 muertos y cerca de 240 secuestrados.

"El balance de la agresión israelí asciende a 37.164 mártires y 84.832 heridos desde el 7 de octubre", ha especificado el Ministerio de Sanidad gazatí a través de un comunicado remitido a los medios, en el que ha acusado al Ejército de Israel de cometer tres "masacres" durante el último día, con un total de 40 muertos y 120 heridos.

Del mismo modo, ha apuntado que hay un número indeterminado de víctimas "bajo los escombros y en las carreteras". Las autoridades gazatíes han cifrado en cerca de 10.000 los desaparecidos, motivo por el que ha pedido a los familiares de los fallecidos y los desaparecidos que "completen sus datos" registrándose a través de un enlace con el objetivo de completar los datos oficiales.

Por su parte, el Ejército israelí ha señalado en un balance de operaciones publicado a través de su página web que durante el último día ha bombardeado "alrededor de 35 objetivos terroristas" en la Franja, incluidos "edificios militares", "almacenes de armas", "posiciones de lanzamiento", "puestos de observación", "escuadrones terroristas" y "otra infraestructura militar".

De esta forma, ha afirmado que los militares "eliminaron escuadrones de terroristas armados en enfrentamientos a corta distancia" en la ciudad de Rafá, desatada el 6 de mayo, poco después de que Israel rechazara una propuesta de alto el fuego presentada por Egipto y Qatar que había recibido el respaldo de Hamás. Las tensiones han ido al alza desde entonces debido al recrudecimiento de la ofensiva israelí a pesar de los llamamientos internacionales y de una orden de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para que detenga sus ataques