Laprovittola, durante el partido

El Barça de básket sale tocado y casi hundido del Wizink Center

Los hombres de Roger Grimau están obligados a ganar los dos próximos encuentros en casa ante el Madrid

El Real Madrid de baloncesto se impuso este viernes por 104-98 al FC Barcelona, consolidando su liderazgo en la serie semifinal de la Liga Endesa. Con este triunfo, el equipo madrileño se coloca 2-0 en la serie al mejor de cinco partidos, dejando al Barça en la lona.

El partido comenzó con un parcial inicial favorable al Barça, que logró un 0-5 gracias a su rápida ofensiva. Sin embargo, el Real Madrid no tardó en reaccionar, apoyándose en los triples de Dzanan Musa y un 2+1 crucial de Facu Campazzo. El primer cuarto terminó con una ligera ventaja para el Barcelona (22-24), pero ya se vislumbraba la intensidad que marcaría el resto del encuentro.

El segundo cuarto vio a un Barça nuevamente fuerte al inicio, alcanzando un 22-28. No obstante, la precisión desde la línea de tres puntos de Sergio Llull y Campazzo permitió al Real Madrid remontar y finalizar la primera mitad con un marcador de 44-40 a su favor.

En el tercer cuarto, el Real Madrid extendió su ventaja, llegando a un 52-43 que forzó a Grimau, técnico del Barça, a pedir un tiempo muerto. A pesar de los intentos del Barcelona por recortar la distancia, un triple sobre la bocina de Llull cerró el cuarto con un contundente 73-62.

El cuarto final fue una demostración de la capacidad del Real Madrid para mantener y ampliar su ventaja. A pesar de los esfuerzos del Barça, que intentó apretar el marcador con triples de Abrines, Laprovittola y Satoransky, los locales se mantuvieron firmes y cerraron el partido con un marcador de 104-98.

El Real Madrid mostró un excelente reparto de responsabilidades, con Campazzo, Llull, Musa y Hezonja siendo constantes amenazas para la defensa del Barcelona. Supieron aprovechar los momentos clave y los errores del Barça para mantener su ventaja.

Por otro lado, el Barcelona intentó diversas rotaciones para incomodar a Tavares y buscar mayor efectividad en sus ataques, pero les faltó continuidad y acierto en momentos decisivos, lo que les impidió consolidar sus oportunidades.