Una niña mira la pantalla de su móvil por la noche

Cataluña evaluará la adicción a las pantallas en las revisiones pediátricas a niños

La detección precoz desde pediatría permitirá actuar en casos leves

Las revisiones periódicas de los pediatras en los centros de atención primaria (CAP) de Catalunya prevén detectar adicciones a las tecnologías de forma precoz y prevenir la sobreexposición a las pantallas en la infancia a partir de setiembre, han confirmado fuentes de la Conselleria de Salud de la Generalitat a Europa Press.

La detección precoz desde pediatría permitirá actuar en casos leves y aconsejar a la familia y Catalunya se avanzará así a una de las medidas incluidas en el anteproyecto de ley del Gobierno sobre la protección de menores en entornos digitales, según ha explicado TV3 este martes.

El anteproyecto de ley también plantea la incorporación de un control parental gratuito en productos como móviles, tablets o ordenadores, y el refuerzo de la alfabetización digital en la educación primaria y secundaria dando herramientas a los menores para que puedan detectar noticias falsas.

Un problema grave para los niños

La adicción a las pantallas en niños es un fenómeno creciente que presenta múltiples consecuencias negativas tanto a nivel físico como psicológico y social. En primer lugar, el uso excesivo de dispositivos electrónicos puede afectar la salud física de los niños. Problemas como la obesidad, debido a la falta de actividad física, y trastornos del sueño son comunes. La exposición prolongada a la luz azul de las pantallas puede alterar los ciclos de sueño, provocando insomnio y fatiga crónica.

A nivel psicológico, la adicción a las pantallas puede llevar a un aumento en los niveles de ansiedad y depresión. Los niños que pasan mucho tiempo frente a las pantallas pueden desarrollar una dependencia emocional, encontrando en los dispositivos su principal fuente de entretenimiento y validación, lo que puede afectar negativamente su autoestima y habilidades sociales. Este aislamiento digital puede dificultar la construcción de relaciones interpersonales saludables y el desarrollo de habilidades de comunicación esenciales.

Socialmente, el uso excesivo de pantallas puede interferir con el rendimiento académico. Los niños pueden presentar dificultades para concentrarse en las tareas escolares y un menor rendimiento cognitivo debido a la distracción constante que ofrecen los dispositivos electrónicos. Además, la exposición a contenido inapropiado y la falta de supervisión pueden aumentar el riesgo de comportamientos negativos y la vulnerabilidad a ciberacoso.

Para mitigar estas consecuencias, es fundamental que los padres y educadores establezcan límites claros en el uso de pantallas, fomenten actividades físicas y sociales fuera del entorno digital, y supervisen el contenido al que tienen acceso los niños. Promover un uso equilibrado y saludable de la tecnología es crucial para el desarrollo integral de los niños en la era digital.