Una enfermera atiende a un paciente

Cataluña, entre las comunidades que más ha aumentado el gasto médico desde 2017

Fedea ha publicado estos datos recientemente

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) ha presentado recientemente un nuevo informe en el que sitúa a Canarias, Cataluña y Andalucía como las tres comunidades autónomas que más han aumentado el gasto sanitario en el período comprendido entre 2015 y 2022, mientras que las que menos lo incrementaron en el mismo plazo de tiempo fueron Cantabria, Extremadura y Asturias.

Así se desprende del informe presentado por Fedea y elaborado por Manuel Díaz y Carmen Marín en el que se analiza la evolución reciente del gasto de las comunidades autónomas en servicios y prestaciones relacionadas con el Estado del bienestar.

En términos reales, Canarias es la región que más ha aumentado el gasto sanitario en este periodo que comprende 2022 y 2015, con un incremento del 29,5%. Le sigue Cataluña (28,8%), Andalucía (26,9%) y las Islas Baleares (25,3%). Estas cuatro comunidades también son las que más incrementaron este gasto en términos nominales, oscilando el incremento entre el 45% y el 50%.

Después de estas regiones se sitúan Murcia (22,1%); País Vasco (21,5%); Madrid (21,1%); Navarra (19,9%); Castilla-La Mancha (19,8%); Comunidad Valenciana (17,5%); Aragón (14,4%); Castilla y León (13,4%) y Galicia (12,3%).

Y las que menos tasa de variación del gasto de Sanidad tuvieron en el período 2022-2015 fueron La Rioja (11,1%); Asturias (11%); Extremadura (9,2%) y Cantabria (4,9%).

Los sueldos, una de las principales inversiones

Casi la mitad del aumento del gasto en Sanidad desde 2015 ha ido dedicado a los salarios; además, esta parte del gasto sanitario también ha sido lo que más ha crecido el periodo de tiempo analizado, con una subida del 47%.

¿Qué se calcula?

El gasto presupuestado en Sanidad por los Presupuestos Generales del Estado se situó en 7.049 millones de euros para 2023, un 29,72% más que el año anterior.

En esta estadística se mide el consumo final de bienes y servicios sanitarios (es decir, el gasto corriente en salud), que incluye la salud personal (curación, rehabilitación, cuidados de largo plazo, servicios y equipos médicos auxiliares) y los servicios colectivos (servicios de prevención y salud pública, así como la administración del sistema sanitario), pero se excluye el gasto en inversión.