Fondos Next Generation, Cataluña y dinero

Cataluña, entre las comunidades que menos Fondos Next Generation ha utilizado

Según los datos presentados por ELISA, las regiones autonómicas y locales de Cataluña, Madrid y Cantabria son las que tienen un menor porcentaje de fondos resueltos en comparación con los importes convocados

El Ministerio de Economía ha dado un paso significativo hacia la transparencia en la gestión de los fondos Next Generation al presentar ELISA, una plataforma destinada a seguir de cerca el progreso en la ejecución de estos fondos a nivel gubernamental.

ELISA, acrónimo de Evaluación de la Ejecución de los Fondos Next Generation, ofrece una visión sin precedentes sobre el ritmo de resolución de estos fondos en los distintos niveles de gobierno en España.

Sin embargo, los datos han revelado que la ejecución de los fondos es más lenta en las administraciones autonómicas y locales en comparación con la Administración General del Estado (AGE), a pesar de que esta aún tiene una cantidad significativa de recursos por movilizar.

ELISA se basa en el seguimiento de las "convocatorias resueltas" de subvenciones y licitaciones con destinatario, lo que indica el momento en que se concluye una convocatoria y se garantiza al beneficiario final la recepción del dinero.

Aunque este momento no necesariamente coincide con la recepción efectiva de los fondos, marca el inicio del proceso de movilización de la inversión, ya que los beneficiarios pueden proceder a contratar los recursos necesarios para llevar a cabo sus proyectos.

Según los datos presentados por ELISA, las regiones autonómicas y locales de Cataluña, Madrid y Cantabria son las que tienen un menor porcentaje de fondos resueltos en comparación con los importes convocados.

Estas regiones registran tasas de resolución por debajo del 42%, mientras que la media de todas las comunidades autónomas se sitúa en el 50,3%.

Por otro lado, la AGE muestra una tasa de resolución del 58,4%, evidenciando un ritmo de ejecución más ágil en comparación con la mayoría de los territorios.

Sin embargo, existen excepciones en regiones como Galicia, País Vasco, Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana, que superan la media nacional.

La herramienta ELISA no detalla específicamente qué convocatorias están pendientes de resolución, pero es posible deducir algunos problemas y cuellos de botella examinando la asignación de fondos a cada región.

Por ejemplo, Cataluña muestra un volumen considerable de inversión en proyectos de gran envergadura que aún no han despegado por completo, como los relacionados con el PERTE del vehículo eléctrico y la construcción de la fábrica de chips en Barcelona.

Esta situación se refleja en el porcentaje de importes adjudicados a grandes empresas, que es menor en Cataluña en comparación con la distribución general a nivel estatal.

Cantabria también enfrenta desafíos similares, al igual que Madrid, donde el descenso en la tasa de resolución se debe, en parte, a problemas en las entidades locales.

Además de los desafíos específicos de cada región, también se ha señalado la posibilidad de problemas de capacidad administrativa, particularmente en recursos humanos.

Expertos han advertido sobre la falta de preparación de personal en algunas autonomías y ayuntamientos, lo que puede obstaculizar la gestión eficaz de los fondos europeos.

Un hito en la transparencia

La presentación de ELISA marca un hito en la transparencia de la ejecución del Plan Next Generation en España.

Sin embargo, aunque proporciona una visión más clara del progreso, no tiene un impacto directo en la fiscalización de los fondos por parte de la Comisión Europea, que se basa en el cumplimiento de hitos y objetivos para efectuar desembolsos.

En última instancia, ELISA representa un esfuerzo importante por parte del Gobierno español para mejorar la transparencia y el seguimiento de los fondos Next Generation.

Con actualizaciones mensuales y la promesa de ampliar su alcance, esta herramienta puede ser crucial para garantizar una ejecución eficiente y efectiva de los recursos destinados a la recuperación económica y la transformación digital en España.

Sin embargo, para mantener el impulso y superar los desafíos identificados, será fundamental abordar los obstáculos específicos y fortalecer las capacidades administrativas en todos los niveles de gobierno.