Deuda - Cataluña

Cataluña supera el 30% de deuda pública y se salta el límite marcado por la ley

La Ley de Estabilidad Presupuestaria de 2012 fija que cada comunidad autónoma no debe exceder el 13% de su PIB regional

En el panorama económico de España, la deuda pública de las comunidades autónomas sigue siendo una preocupación significativa. De las 17 comunidades autónomas, 13 superan el 13% de su Producto Interior Bruto (PIB) en términos de deuda pública.

Solo Madrid, País Vasco, Navarra y Canarias han logrado mantener sus niveles de deuda pública igual o por debajo del 13% del PIB, el objetivo establecido por la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera (LOEPSF) de 2012, impulsada por el exministro de Hacienda Cristóbal Montoro.

Entre las comunidades autónomas, la Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Murcia y Cataluña se destacan por sus altos niveles de endeudamiento, superando el 30% de su PIB. En la Comunidad Valenciana, gobernada por el 'popular' Carlos Mazón desde 2023, la deuda pública asciende al 42,3% del PIB.

Castilla-La Mancha, bajo la administración del socialista Emiliano García-Page, registra un 32%. En Murcia, gobernada por el PP desde 2017, la deuda alcanza el 31,4%, mientras que en Cataluña, con ERC al frente, es del 31,1%.

Otras comunidades como Asturias, La Rioja y Galicia, aunque superan el 13%, mantienen su deuda por debajo de la media regional, situada en un 22,2%. Regiones como Andalucía, Castilla y León, Cantabria, Aragón, Baleares y Extremadura se encuentran en torno a esta media, con niveles de deuda entre el 19% y el 22%, según estimaciones de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea).

El objetivo marcado

La Ley de Estabilidad Presupuestaria de 2012 no solo establece que el volumen de deuda pública no puede superar el 60% del PIB nacional, sino que también fija que cada comunidad autónoma no debe exceder el 13% de su PIB regional.

Sin embargo, desde marzo de 2020 la aplicación del marco normativo quedó suspendida debido a la activación de la cláusula general de salvaguarda a nivel europeo.

A la espera de la reactivación de las reglas fiscales comunitarias en 2025, la ratio de deuda de las comunidades autónomas es ahora inferior a la de antes de la pandemia, gracias al aumento del PIB y su impacto en el denominador. Sin embargo, en términos nominales, la deuda ha aumentado un 10%, alcanzando los 325.234 millones de euros al cierre de 2023.

Con la presentación del Proyecto de Presupuestos tras el verano, los países deberán presentar a Bruselas su hoja de ruta fiscal para los próximos años. El Gobierno español debería garantizar ajustes del 0,6% del PIB anual durante el periodo 2025-2028, aunque estos podrían reducirse al 0,4% y extenderse hasta 2031 si se justifican reformas e inversiones en marcha