El ministro de Exteriores israelí, Israel Katz

¿Cerrará Israel el Consulado de España en Jerusalén?

Ha exigido que acate su prohibición de tener contactos con palestinos

El ministro de Exteriores israelí, Israel Katz, ha amenazado con el cierre del Consulado General en Jerusalén de España si el Gobierno no acata su prohibición de no mantener contactos con los palestinos, después de que el Ejecutivo haya pedido formalmente que se revierta esta medida.

En un comunicado, Katz ha advertido de que a partir de este sábado 1 de junio se aplicarán "estrictamente las instrucciones" y en caso de que se produzcan violaciones de las mismas "se tomarán más medidas hasta el punto de cerrar el Consulado en Jerusalén".

A juicio del ministro israelí, el hecho de que el personal del Consulado español pueda mantener contactos y prestar servicios consulares a residentes en la Autoridad Palestina ahora que España ha reconocido el Estado Palestino constituye "un peligro para la seguridad nacional de Israel".

El Gobierno israelí responde así a la nota verbal que se le ha remitido desde el Ministerio de Asuntos Exteriores españoles pidiendo que se revirtiera dicha orden.

La relación entre los estados, en un momento delicado

En la década de 1980, España se unió a la OTAN y a la Unión Europea. En 1986, el gobierno de Felipe González estableció relaciones diplomáticas completas con Israel y reconoció oficialmente al Estado israelí. "La época dorada que cerró Isabel la Católica se vuelve a abrir", afirmó en ese momento el primer ministro israelí, Shimon Peres.

Desde entonces, varios presidentes del gobierno español han visitado el país: González en 1991 y Gaza en 1995, Aznar en 1999, y Zapatero en 2009. Además, también han realizado visitas los ministros de Asuntos Exteriores: Miguel Ángel Moratinos, Trinidad Jiménez, José Manuel García-Margallo y Arancha González Laya.

Desde 1986, cuando España e Israel establecieron relaciones diplomáticas, ambos países han desarrollado una sólida red de vínculos políticos, empresariales, culturales y científicos. Este fortalecimiento de relaciones ha coincidido con un aumento de la cooperación y el apoyo al pueblo palestino. De hecho, ese mismo año, España otorgó a la Oficina de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en Madrid un estatuto con rango diplomático.

El equilibrio que nuestro país ha venido manteniendo con Israel y Palestina, y el hecho de que mantuviera buenas relaciones con ambas partes fue determinante para que en 1991 Madrid fuera sede de la Conferencia de Paz en Oriente Medio, impulsada por Estados Unidos y Rusia. Fue la antesala de los Acuerdos de Oslo.