Una pirámide

¿Conocían los antiguos egipcios métodos para tratar el cáncer?

Se ha publicado un trabajo de varios investigadores internacionales sobre un cráneo de 4.000 años de antigüedad

Las marcas de corte en un cráneo de 4,000 años de antigüedad podrían ser indicios de que los antiguos egipcios intentaron operar el crecimiento excesivo de tejido o aprender más sobre trastornos cancerosos después de la muerte de un paciente, según un estudio de investigadores internacionales publicado en la revista Frontiers in Medicine.

"Vemos que, aunque los antiguos egipcios eran capaces de lidiar con fracturas craneales complejas, el cáncer seguía siendo una frontera del conocimiento médico", afirma Tatiana Tondini, investigadora de la Universidad de Tubinga (Alemania) y primera autora del estudio. 

"Este hallazgo es una prueba única de cómo la medicina egipcia antigua habría intentado abordar o explorar el cáncer hace más de 4,000 años", añade el autor principal del estudio, el profesor Edgard Camarós, paleopatólogo de la Universidad de Santiago de Compostela (España). "Esta es una nueva perspectiva extraordinaria en nuestra comprensión de la historia de la medicina".

"Queríamos aprender sobre el papel del cáncer en el pasado, qué tan prevalente era esta enfermedad en la antigüedad y cómo las sociedades antiguas interactuaban con esta patología", explica Tondini. Para ello, los investigadores examinaron dos cráneos conservados en la Colección Duckworth de la Universidad de Cambridge (Reino Unido). El cráneo y la mandíbula 236, que datan de entre 2687 y 2345 a.C., pertenecían a un individuo masculino de entre 30 y 35 años. El cráneo E270, que data de entre 663 y 343 a.C., pertenecía a una mujer mayor de 50 años.

En el cráneo 236, la observación microscópica mostró una lesión de gran tamaño compatible con una destrucción excesiva de tejido, condición conocida como neoplasia. Además, hay unas 30 lesiones metastásicas pequeñas y redondas repartidas por todo el cráneo.

Lo que sorprendió a los investigadores fue el descubrimiento de marcas de corte alrededor de estas lesiones, que probablemente fueron hechas con un objeto punzante, como un instrumento metálico. "Cuando observamos por primera vez las marcas de corte bajo el microscopio, no podíamos creer lo que teníamos delante", se asombra Tondini.

"Parece que los antiguos egipcios realizaban algún tipo de intervención quirúrgica relacionada con la presencia de células cancerosas, lo que demuestra que la medicina del antiguo Egipto también realizaba tratamientos experimentales o exploraciones médicas en relación con el cáncer", explica el coautor, el profesor Albert Isidro, oncólogo quirúrgico del del Hospital Universitario Sagrat Cor de Barcelona (España) especializado en Egiptología.