María Jesús Montero habla con Patxi López

La decisión sobre prorrogar la rebaja de IVA a alimentos se tomará ''el último día''

Lo ha dicho este miércoles 29 de mayo la ministra de Hacienda, María Jesús Montero

La vicepresidenta primera y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha dicho este miércoles 29 de mayo que su departamento analizará hasta el "último día" el avance de la inflación para decidir si prorroga la rebaja del IVA a los alimentos básicos, que termina el próximo 30 de junio.

Ante un escenario inflacionista, el Gobierno decidió aprobar en los diferentes decretos anticrisis un IVA reducido del 0% para alimentos de primera necesidad como la leche, el pan, los huevos o la harina, y del 5% en las pastas y los aceites.

Esa rebaja fiscal se extendió hasta junio mediante el decreto que se convalidó en enero, y el Gobierno todavía no ha dicho que pretende hacer con esta medida. "Nosotros vamos a trabajar hasta el último día para ver cómo se va a comportar el precio en los mercados", ha dicho la vicepresidenta en los pasillos del Congreso de los Diputados, tras la sesión de control a Pedro Sánchez que se ha celebrado esta mañana.

Montero ha comentado que si la perspectiva que hay por delante no termina de abaratar el precio de la compra, el Ejecutivo tomará las medidas "correspondientes" para que siga siendo una cesta de la compra "accesible para todo el mundo".

La ministra no ha detallado en qué consisten esas medidas y ha insistido en que todavía "hay que esperar" algunos días hasta ver cómo se ha comportado la inflación, incluido el mes de junio.

¿Qué alimentos entran en esta bonificación?

El 27 de diciembre de 2022, en el último Consejo de Ministros del año, se anunciaron varias medidas para combatir la crisis. 

Eran la rebaja de alimentos de primera necesidad (pan, harina, leche, queso, huevos, frutas, verduras, hortalizas, legumbres, patatas, cereales), que pasaba del 4% al 0%, y para aceites y pasta baja del 10% al 5%. Complementariamente, se daba luz verde a la ayuda de 200 euros para 4,2 millones de familias que tengan unas rentas anuales de un máximo de 27.000 euros.

De forma complementaria, se anunciaba la concesión de un cheque de 300 euros para comprar alimentos que se hizo llegar a familias con pocos recursos.