Mujer sénior junto a un ordenador y una imagen de dinero

La doble discriminación a la que se enfrentan las mujeres jubiladas en España

Un informe revelador expone la difícil situación que atraviesan las mujeres mayores en el mercado laboral español

La combinación de edad y género se convierte en un obstáculo significativo, afectando tanto sus ingresos durante la vida activa como las pensiones una vez jubiladas. Además, enfrentan prejuicios que las colocan en desventaja en la búsqueda de empleo y en la progresión de sus carreras.

Según sindicatos, expertos y organizaciones empresariales, el peso del cuidado, que recae mayormente en las mujeres a partir de los 50 años, tiene un fuerte impacto en sus trayectorias laborales.

El trabajo a tiempo parcial, que sigue siendo predominantemente femenino, también perjudica su desarrollo profesional, especialmente en etapas cercanas a la jubilación.

Datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran que la tasa de desempleo es más alta en mujeres en casi todas las franjas de edad, a excepción de las más jóvenes.

Además, la brecha salarial entre hombres y mujeres aumenta con la edad, llegando a ser significativa en mujeres mayores de 65 años.

El XI Informe #EmpleoParaTodas: la mujer en riesgo de exclusión en el mercado laboral, publicado reciente por la Fundación Adecco, revela que más de un tercio de las mujeres trabajadoras activas supera los 50 años, pero el 82% de las desempleadas mayores siente discriminación en su acceso al mercado laboral.

Este fenómeno, según la directora de Integración y Inclusión de la Fundación Adecco, se debe en parte a trayectorias laborales intermitentes y a una menor valoración social de su experiencia.

La realidad demográfica también juega un papel crucial. Se proyecta que en 2040, la mitad de las mujeres en activo superarán los 50 años, lo que refleja un envejecimiento progresivo de la población activa femenina.

Expertos de HelpAge International España destacan que las mujeres mayores enfrentan limitaciones en acceso a formación y desarrollo profesional, además de responsabilidades de cuidado no remunerado, lo que obstaculiza su participación plena en el mercado laboral y afecta sus pensiones futuras.

Generación Savia señala que las mujeres mayores de 50 años enfrentan discriminación por edad y género, dificultando su acceso a oportunidades laborales y su crecimiento profesional. La falta de políticas que valoren su contribución agrava esta situación.

La ministra de Inclusión y Seguridad Social, Elma Saiz, destaca avances en la reducción de la brecha de género en las cotizaciones, pero el camino hacia la equidad laboral aún es largo.