Una mujer agarra una bandera de Pakistán con una imagen de Kabul

Envenenan a 46 niñas en un colegio de Afganistán por querer estudiar

El incidente ha tenido lugar en la escuela femenina de Tamran

Nuevo caso de envenenamiento de niñas estudiantes en Afganistán. Al menos 46 estudiantes de primaria han sido envenenadas, además de 15 profesores, en la provincia afgana de Daikundi, en el centro del país, según han confirmado responsables locales talibán. Las autoridades han anunciado una investigación en un nuevo ataque de este tipo contra la escolarización femenina en el país.

El incidente ha tenido lugar en la escuela femenina de Tamran, en el municipio de Kiti, según han confirmado fuentes oficiales locales a la agencia de noticias afgana Pahjwok y al portal Afghanistan International.

En medio de un baile de cifras --fuentes locales de Afghanistan International hablaban de 85 niñas afectadas y tres profesores-- el responsable talibán del Departamento de Información y Cultura de Daikundi, Sayed Mustafa Salé, ha confirmado a Tolo News que el incidente ha afectado a 46 colegiales y 15 profesores.

Todas las niñas envenenadas eran estudiantes de tercero y cuarto de primaria, de aproximadamente entre ocho y diez años de edad, aquejadas de graves problemas respiratorios, y están recibiendo desde este pasado jueves atención médica de emergencia en los hospitales de la zona, que prácticamente se han quedado sin existencias de oxígeno. Salé ha añadido que tres de las niñas se encuentran en estado crítico.

Otro incidente parecido ocurrió en junio del año pasado en una escuela de la provincia de Sar e Pol, que afectó a un centenar de niñas, después de ataques similares en Tajar, Bamiya o Kabul, perpetrados supuestamente perpetrado por islamistas contrarios a la escolarización parcial de las mujeres.

Las autoridades talibán permiten la escolarización de primaria - posiblemente por las presiones internacionales- pero han prohibido el acceso de las niñas a la educación superior, por lo que en cierta forma están fomentando que la opinión pública tenga asumido que las mujeres no pueden estudiar.

Según el último informe de Índice de Mujeres, Paz y Seguridad, publicado a finales de 2023, Afganistán es el peor país del mundo para ser mujer. El índice contribuye a analizar el estado de aquellas sociedades con un mayor bienestar entre las mujeres, que según estos datos son más pacíficas, democráticas y prósperas, por lo que están también más preparadas para adaptarse a desafíos y amenazas, como el impacto del cambio climático.