Un hombre y dos niños observan el avión de la compañía Shenzhen Airlines en el Aeropuerto de El Prat de Barcelona

Estos son los diez destinos más peligrosos del mundo, con Afganistán a la cabeza

El país gobernado por talibanes ha sido escenario de un atentado que se ha saldado con la muerte de tres catalanes

A raíz del atentado en Afganistán, que se ha saldado con la muerte de tres turistas catalanes, han salido a la luz agencias que ofrecen servicios de viajes a destinos peligrosos. Pero ¿qué países son exactamente los más peligrosos del mundo?

El Institute for Economics and Peace ha evaluado recientemente la seguridad en 163 países y territorios independientes a través de su Índice de Paz Global (GPI). Según este índice, los diez países más peligrosos del mundo son, por orden, Afganistán, Yemen, Siria, Sudán del Sur, República Democrática del Congo, Rusia, Ucrania, Somalia, Sudán e Irak

Afganistán es, actualmente y desde 2021, un país gobernado por talibanes. Ha sido afectado por décadas de conflicto armado, con la presencia de grupos insurgentes como los talibanes mismos, y el surgimiento del Estado Islámico. La violencia y la inestabilidad política han dejado al país sumido en el caos, con ataques terroristas frecuentes, desplazamiento interno y una crisis humanitaria generalizada.

Yemen enfrenta una compleja guerra civil desde 2014, con enfrentamientos entre el gobierno reconocido internacionalmente y los rebeldes hutíes respaldados por Irán. El conflicto ha llevado a una crisis humanitaria devastadora, con millones de personas en situación de inseguridad alimentaria y sin acceso a servicios básicos como la atención médica.

El caso de Siria es uno de los más famosos. El país asiático ha sido escenario de una guerra civil brutal desde 2011, con el gobierno de Bashar al-Assad luchando contra grupos rebeldes y extremistas como ISIS. Los enfrentamientos han provocado una crisis humanitaria, con millones de desplazados internos y refugiados, así como una destrucción generalizada de infraestructuras y ciudades.

Sudán del Sur es el primer país africano de esta lista. Ha experimentado conflictos étnicos y políticos desde su independencia en 2011. La lucha por el poder entre facciones rivales ha llevado a enfrentamientos armados, desplazamiento masivo de población y crisis humanitaria, con escasez de alimentos y servicios básicos.

Por su parte, la República Democrática del Congo ha enfrentado décadas de conflictos armados y violencia étnica. La lucha por el control de los recursos naturales, como el coltán y el oro, ha alimentado los enfrentamientos entre grupos armados y el ejército congoleño, causando sufrimiento humano y desplazamiento masivo.

Rusia es el primer estado europeo del ránking. Ha estado involucrado en varios conflictos regionales, incluida su intervención en Ucrania, la guerra en Siria y las tensiones con Occidente. Las políticas autoritarias, la represión política y los abusos de derechos humanos son preocupaciones persistentes en el país.

Evidentemente, junto a Rusia está Ucrania. El país ha enfrentado una crisis desde 2014, cuando Rusia anexó Crimea y estalló un conflicto armado en el este del país entre las fuerzas ucranianas y los separatistas respaldados por Rusia. La situación ha resultado en miles de muertes, desplazamiento interno y tensiones geopolíticas entre Rusia y Occidente.

Volviendo a África, Somalia ha sido afectada por décadas de conflicto armado, con la presencia de grupos terroristas como Al-Shabaab. La inestabilidad política, la pobreza extrema y la falta de infraestructura básica han dejado al país sumido en el caos, con problemas humanitarios generalizados.

Sudán ha enfrentado conflictos internos y divisiones étnicas desde su independencia en 1956. La guerra civil en Darfur y los enfrentamientos en las regiones fronterizas han resultado en desplazamiento masivo, violencia y crisis humanitaria.

Finalmente, Irak ha enfrentado una serie de desafíos desde la invasión liderada por Estados Unidos en 2003, incluida la insurgencia, la guerra civil y la aparición del Estado Islámico. La inestabilidad política y la violencia sectaria han dejado al país sumido en la crisis, con millones de personas desplazadas y una infraestructura devastada.

Algunos países de esta lista pueden ofrecer experiencias culturales y paisajes impresionantes.  Sin embargo, no dejan de ser los países más peligrosos del mundo, por lo que es importante estar al tanto de los riesgos asociados y tomar las precauciones necesarias para garantizar la seguridad personal mientras se viaja. Seguir las instrucciones del Ministerio de Exteriores español es siempre una buena idea