El canciller alemán, Olaf Scholz, en un fotomontaje con una bandera alemana

¿El fin de Scholz? El peor resultado de los socialistas alemanes en más de un siglo

El Gobierno de Alemania podría saltar por los aires antes de las elecciones

Gran humillación para el bloque progresista que gobierna en Alemania. Los conservadores de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) y su socio bávaro (CSU) se han impuesto con claridad en las elecciones europeas, por encima del 30 por ciento de los votos, en unos comicios que han elevado a la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) a la segunda plaza, lo que complica seriamente el futuro del canciller Olaf Scholz. 

La CDU, principal fuerza de oposición en Alemania, ha superado el umbral del 30 por ciento, lo que le permitirá contar con 31 escaños en la Eurocámara y consolidarse como referente del Partido Popular Europeo (PPE), que aspira a volver a colocar a Ursula Von der Leyen al frente de la Comisión Europea.

AFD, tras una campaña electoral marcada por la polémica --fue expulsado de su grupo después de que su candidato Maximilian Krah dijese que no todos los miembros de las SS nazis eran "criminales"--, ha logrado el 15,9 por ciento de los votos que se traducirán en 18 escaños.

El gran derrotado de estas elecciones es el Partido Socialdemócrata (SPD) del canciller, Olaf Scholz, relegado a la tercera plaza con un 13,9 por ciento de los votos, equivalente a 14 eurodiputados,

Por su lado, Los Verdes, segundos en las europeas de 2019, se han tenido que conformar ahora con un 11,9 por ciento de los sufragios.

Asimismo, el partido fundado por la política Sahra Wagenknecht tras romper con La Izquierda (Die Linke) ha superado el 6 por ciento, más del doble que su antigua formación. Los liberales, socios de la coalición de Gobierno junto al SPD y Los Verdes, figuran sextos con algo más del 5 por ciento.

El peor resultado de los socialdemócratas alemanes

La coalición gobernante de Alemania sufrió un duro golpe en las elecciones al Parlamento Europeo del domingo, y los socialdemócratas del canciller Olaf Scholz registraron su peor resultado en una votación nacional en más de un siglo.

Las fuertes pérdidas de la coalición de izquierda (el apoyo a los Verdes cayó casi a la mitad) probablemente renovarán las dudas sobre la estabilidad del gobierno. La alianza, una asociación tripartita que incluye a los socialdemócratas, los verdes y los demócratas libres, ha luchado por encontrar respuestas a una serie de problemas graves que enfrenta el país, desde una economía estancada hasta la profunda disfunción de su sistema de asilo. 

Aunque las elecciones generales no se celebrarán hasta el otoño de 2025, las persistentes luchas internas dentro de la alianza sobre todo, desde la guerra de Rusia contra Ucrania hasta el presupuesto, han alimentado la especulación de que el gobierno podría colapsar mucho antes de esa fecha.