Ebrahim Raisi, en archivo

Esta fue la trayectoria de Ebrahim Raisi como presidente de Irán

El líder ha fallecido tras un accidente en helicóptero, según ha reportado el gobierno del país asiático

Ebrahim Raisi, nacido el 14 de diciembre de 1960 en Mashhad, Irán, fue un influyente político y religioso iraní cuya carrera abarcó varias décadas en los más altos niveles del gobierno y la justicia en Irán. Raisi, quien provenía de una familia religiosa, se graduó en derecho islámico y jurisprudencia en la Universidad de Mashhad, antes de embarcarse en una carrera en el sistema judicial y religioso del país para dirigirlo.

Durante su carrera temprana, Raisi ocupó varios cargos judiciales de alto perfil, incluido el de fiscal general de Irán y presidente del poder judicial. Su ascenso en el ámbito judicial fue acompañado por su participación en otros aspectos de la vida pública, incluida su membresía en el Consejo de Discernimiento de la Conveniencia del Sistema, un órgano clave de toma de decisiones en Irán.

Sin embargo, fue en el ámbito político donde Raisi alcanzó su mayor prominencia. En 2017, se presentó como candidato en las elecciones presidenciales de Irán, compitiendo contra el entonces presidente, Hassan Rouhani. Aunque no logró la victoria en esa ocasión, su campaña le otorgó una base de seguidores y aumentó su perfil dentro del establishment político del país.

En 2021, Raisi se postuló nuevamente para la presidencia de Irán y esta vez emergió como el claro ganador de las elecciones, sucediendo a Hassan Rouhani en el cargo. Su elección se produjo en un contexto de crecientes tensiones internacionales y desafíos económicos en el país, y se esperaba que su presidencia trajera cambios significativos en la política interna e internacional de Irán.

Trágicamente, el mandato de Raisi como presidente fue truncado por un accidente de helicóptero en mayo de 2024, que le costó la vida junto con su ministro de Exteriores, Hosein Amirabdolahian. La muerte prematura de Raisi dejó un vacío en la escena política iraní, provocando un período de duelo nacional y desencadenando especulaciones sobre el futuro político de Irán.

En el ámbito internacional, Raisi mantuvo una postura firme contra Israel y expresó su apoyo a los grupos palestinos, incluido Hamás, en el conflicto de Oriente Medio. Su relación con Estados Unidos fue tensa, marcada por la oposición a las políticas estadounidenses en la región y la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear de 2015 bajo la administración Trump.

En cuanto a las políticas internas, Raisi fue criticado por su historial de represión hacia la sociedad civil y por su enfoque conservador en temas sociales, incluidos los derechos de las mujeres. Su relación con Ali Jamenei, el Líder Supremo de Irán, fue de estrecha colaboración, y se espera que su sucesor sea designado con el visto bueno de Jamenei, lo que subraya la influencia continua del liderazgo religioso en la política iraní.