Una cárcel, en archivo | @gencat

Funcionarios cortan el acceso a tres prisiones de Barcelona

Lo hacen para exigir responsabilidad a la Generalitat ante "la escalada de violencia en los centros", y tras la muerte de la cocinera del centro Mas d'Enric de Tarragona

Un centenar de funcionarios, según los sindicatos, ha cortado el acceso a la prisión de Quatre Camins y de Joves, en Barcelona, este sábado desde las 05.30, y unas 20 personas lo hacen ante la cárcel de mujeres de Barcelona Wad-Ras. Lo han hecho tras la muerte de la cocinera del centro Mas d'Enric (Tarragona) este miércoles.

Fuentes sindicales explican a Europa Press que en Wad-Ras han permitido el acceso al equipo de cocina y enfermería, mientras que en Quatre Camins los cortes no han permitido el cambio de turno de noche y los funcionarios no han podido acceder al centro a sustituir a sus compañeros.

Los sindicatos exigen responsabilidad a la Conselleria de Justicia, Derechos y Memoria de la Generalitat ante "la escalada de violencia en los centros", y avisan de que mantendrán los cortes durante toda la jornada de este sábado.

Además, las mismas fuentes acusan a la dirección del centro de Quatre Camins por "insultos y amenazas" a los funcionarios desde que empezaron las protestas, y piden el cese de su puesto. También han señalado que desde la prisión se han pedido refuerzos por un supuesto incidente en el interior, que los protestantes aseguran que ha sido una "invención" para intentar disuadir las protestas.

El suceso ocurrió el 13 de marzo. Un interno de la prisión de Mas d'Enric de Tarragona, destinado a la cocina, mató a la cocinera del centro penitenciario. Después, se quitó la vida cortándose el cuello. Ocurrió cuando víctima --que trabajaba para el Centre d'Iniciatives per a la Reinserció (Cire)-- y autor se encontraban en la zona de la cocina.