Varias personas esperan ser atentidas en una ventanilla de Ryanair en el Aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat

El Gobierno impone sanciones millonarias a cuatro aerolíneas por prácticas abusivas

El castigo afecta a Ryanair, Vueling, EasyJet y Volotea

El Gobierno ha impuesto una sanción de 150 millones de euros a las aerolíneas Ryanair, Vueling, EasyJet y Volotea por prácticas abusivas que afectan a los pasajeros, según se informó el viernes 31 de mayo de 2024. Esta decisión busca poner fin a diversas infracciones que han perjudicado a miles de viajeros, destacando la importancia de la transparencia y el trato justo en el sector aéreo.

Una de las prácticas más criticadas y ahora sancionadas es el cobro por llevar equipaje de mano a bordo. Esta medida, considerada abusiva, está prohibida por la Ley de Navegación Aérea. El equipaje de mano es un elemento indispensable para los pasajeros y no debería estar sujeto a cargos adicionales.

Otra infracción destacada es el cobro por la selección de asiento, especialmente cuando se viaja con personas dependientes. Esta práctica perjudica a las personas vulnerables, obligándolas a pagar un extra para garantizar que viajan junto a sus acompañantes, lo que genera una situación de desamparo injustificable.

La falta de transparencia en la información contractual ha sido una constante en las aerolíneas sancionadas. El precio mostrado inicialmente durante la compra de billetes a menudo aumenta debido a diversos cargos adicionales, lo que dificulta la comparabilidad de ofertas y confunde a los consumidores.

La prohibición del pago en metálico en la compra de billetes en aeropuertos es otra de las infracciones señaladas. Por ejemplo, Ryanair cobraba 20 euros por imprimir el billete en papel, una práctica que ha sido especialmente criticada por su falta de justificación y transparencia.

La reacción de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA) ha sido contundente. Según Javier Gándara, presidente de ALA, la multa es desproporcionada y no habrá cambios en la política comercial de las aerolíneas afectadas. Este comentario refleja la resistencia de las compañías aéreas a modificar sus prácticas comerciales, a pesar de las sanciones impuestas.

La sanción impuesta por el Gobierno promete beneficiar a los viajeros de varias maneras. La eliminación de cargos por el equipaje de mano asegurará que los pasajeros no tengan que pagar por llevar sus pertenencias esenciales a bordo. Además, se espera una mayor transparencia en el proceso de compra de billetes, permitiendo una comparabilidad más justa de las ofertas disponibles.

Las aerolíneas todavía pueden exigir la facturación de una maleta de mano solo si la cabina está demasiado cargada, pero sin cobrar por ello. Asimismo, deben devolver cualquier importe cobrado injustificadamente si se obliga a los pasajeros a facturar su equipaje de mano sin una justificación válida.

Se espera que esta sanción tenga un impacto significativo en las prácticas comerciales de las aerolíneas, fomentando un trato más justo y transparente hacia los viajeros. Sin embargo, el debate ético sobre las políticas comerciales de las aerolíneas sigue abierto, con algunas compañías optando por cargar costos ilegales y cuestionables en detrimento de la experiencia del cliente.