Ancelotti, en la previa de la final

Ha llegado el día: el Madrid, a por la decimoquinta Champions en Wembley

Los blancos se enfrentan al sorprendente Borussia Dortmund, y son favoritos para levantar la sexta copa en once años

Leer para creer. El Real Madrid busca esta noche su decimoquinto título de UEFA Champions League. Los blancos disputarán una nueva final de su torneo favorito, aunque casualmente será su primera en Wembley. Para levantar el trofeo, les separa la ilusión y el sacrificio del Borussia Dortmund.

Se podría decir que es la final contemporánea del Madrid en la cual, sobre el papel, hay más diferencia con su adversario. Las casas de apuestas dan a los blancos un gran favoritismo. Y no es para menos. En el equipo alemán, tan solo Mats Hummels y Marco Reus han disputado un partido decisivo por la orejona. Fue el que perdieron en 2013, ante el Bayern de Múnich, en el mismo escenario que hoy. 

El Dortmund ha llegado a esta final sorprendiendo a todo el continente. No se esperaba que acabarían ganando el grupo de la muerte, formado también por el Paris Saint-Germain, el Milan y el Newcastle. Tras batir al PSV en los octavos de final, pocos esperaban que eliminarían al Atlético de Madrid, y absolutamente nadie creía que podrían volver a superar al PSG, apeándoles de la final con dos victorias por la mínima, sin recibir un solo gol en 180 minutos.

El Dortmund, pues, llega sin favoritismo pero muchos argumentos. Su juego vertiginoso ha enamorado a los amantes del fútbol directo. Karim Adeyemi ha crecido mucho y ha aportado mucho, tanto en ataque como en defensa. Jadon Sancho ha 'resucitado,' tras su mala etapa en el Manchester United, siendo el jugador más equilibrante de la plantilla. Y Niklas Fullkrug se ha consolidado en el fútbol de élite, siendo el más decisivo. Atrás, una defensa muy solidaria, que defiende hacia adelante y que siempre corre más kilómetros que su rival.

A todo esto y a más se enfrentará un Madrid tranquilo. Nadie es mejor que los blancos en la Champions, y por supuesto en sus finales. No pierden una desde 1981, ante el Liverpool. Desde entonces, han levantado las de 1998, 2000, 2002, 2014, 2016, 2017, 2018 y 2022, ante, respectivamente, Juventus, Valencia, Bayer Leverkusen, Atlético de Madrid, Atlético de Madrid, Juventus, Liverpool y Liverpool. Una locura. 

A pesar de que el Madrid es mucho Madrid, tampoco muchos contaban a principios de temporada con que volverían a esta instancia. Lo fácil fue apostar por el Manchester City, acompañado de un PSG o un Bayern de Múnich. Pero los blancos han ido creciendo, y oponiéndose a toda adversidad.

Primero, firmaron una notable fase de grupos, que tenía las trampas del Nápoles, el Unión Berlín y el Braga. Luego, pasaron con más sufrimiento del esperado los octavos, ante el Red Bull Leipzig. Y allí llegó un nuevo duelo ante el Manchester City. Con un admirable ejercicio de resistencia, pudieron llegar a la tanda de penaltis en el Etihad Stadium, para llevarse la eliminatoria para casa. En las semifinales, sacaron un empate fuera de casa ante el Bayern y en casa, iban por debajo a falta de pocos minutos. Pero remontaron de forma repentina, con doblete de Joselu.

Están de nuevo en la final, y gran parte del mérito es de Carlo Ancelotti. Perdió a Karim Benzema en verano, y se quedó sin los lesionados Eder Militao y Thibaut Courtois. Pero siempre supo encontrar soluciones. Adelantó a Jude Bellingham para que el inglés se hinchara a goles, encontró el encaje definitivo a Vinicius y a Rodrygo y rearmó una defensa a veces de circunstancias. Si esta noche Nacho levanta al cielo de Londres la copa, será la sexta Champions del Madrid en cien años. Leer para creer.