La euforia de los jugadores del Barceloneta con el título de liga

Hegemonía: el Atlètic Barceloneta gana la 19a liga de waterpolo consecutiva

Los mariners lo hicieron por la vía rápida tras imponerse en el segundo partido de la final en Sabadell

El dominio del Club Natació Atlètic Barceloneta (CNAB) en la liga de waterpolo masculino es tan cierto como que los días tienen 24 horas. Los mariners vuelven a demostrar que son el mejor equipo de la División de Honor española y suman su 19º título liguero consecutivo.

Los de Barcelona ganaron esta nueva liga el pasado jueves 30 en la piscina del CN Sabadell (6-11), cerrando la final por la vía rápida. Ya habían ganado el primer partido en la piscina de Sant Sebastià y anoche no fallaron en el Vallès Occidental.

Los de Elvis Fatovic empezaron el partido como una apisonadora, liderados por un Marc Larumbe en estado de gracia. Si el CNS no detenía esa sangría inicial, el desenlace sería inevitable. Sin embargo, los dirigidos por Quim Colet hallaron remedio en las jugadas de superioridad, ejecutadas a la perfección por el joven Jan Pérez y Alberto Barroso, quienes igualaron el marcador (2-2). Sanahuja adelantó al Sabadell con un penalti, pero el partido seguía abierto. No obstante, la conexión con Tahull volvió a darle ventaja al Barceloneta, que mostraba su amplio repertorio de recursos y contaba con un motivadísimo Unai Aguirre.

Munárriz y Unai Biel empezaron a abrir una brecha peligrosa (3-6) que Colet no deseaba, aunque aún quedaban dos minutos para el descanso largo y toda la segunda mitad por delante. Sin embargo, en una final y contra la profundidad del banquillo de Fatovic, esa diferencia podría resultar insalvable, más aún con un Muna con el brazo caliente. A pesar de ello, el Sabadell llegó al descanso todavía con esperanzas, aunque bastante tocado (4-8).

El gol madrugador de Pavillard al inicio del tercer periodo, sin embargo, terminó por dinamitar la resistencia del Sabadell, que veía cómo la sombra de Unai se alargaba y ellos se quedaban estancados en 4 goles durante 24 minutos de partido. Nada hacía presagiar que el CNAB no cerraría la Liga en casa de su máximo rival, sin esperar siquiera al sábado en su propio terreno.

En el último cuarto, el conjunto local se centró en cerrar dignamente la temporada ante un equipo que tenía que agotar sus opciones sin una Final Four de Champions en el horizonte. A tres minutos del final, con el 5-11, el  Sabadell ya había capitulado y recibió el aliento de su gente por dar la cara ante el mejor equipo español del siglo XXI.