Ebrahim Raisi, presidente iraní

Incertidumbre con el presidente de Irán: informan que ha sufrido un accidente aéreo

El ministro de Interior asegura que Ebrahim Raisi tuvo que hacer un aterrizaje forzoso mientras iba en helicóptero

Incertidumbre en Irán. El ministro del Interior iraní, Ahmad Vahidi, ha confirmado que un helicóptero en el cual viajaba el presidente del país, Ebrahim Raisi, se ha visto obligado a hacer un "aterrizaje forzoso" este domingo mientras sobrevolaba la provincia de Azerbaiyán Oriental. Sin embargo, medios de comunicación nacionales han pedido a la población que rece por el presidente y por su salud. Hay medios que aseguran que ha sufrido un accidente aéreo, y que su salud corre peligro.

En una declaración recogida por la agencia semi oficial Mehr, el ministro ha explicado que el aparato, que llevaba al mandatario de vuelta de un acto protocolario en Azerbaiyán, se ha visto obligado a descender debido a una densa niebla y que en este momento una veintena de equipos de rescate se dirigen a la zona. "Hay que tener en cuenta que la zona en este momento es complicada y es difícil establecer comunicación", ha añadido el ministro, sin dar por el momento más detalles.

Las autoridades iraníes creen que el helicóptero se encontraría aproximadamente en la zona de Kalibar, a unos 30 kilómetros de la frontera con Azerbaiyán, donde el mandatario y su comitiva habían participado anteriormente en la inauguración de una presa, acompañando al presidente azerí, Ilham Aliyev.

Los medios oficiales iraníes han confirmado que Raisi viajaba dentro de un convoy de tres helicópteros, en los cuales estaban, entre otros, el ministro de Exteriores, Hosein Amirabdolahian, de quien tampoco hay noticias en este momento.

La trayectoria política de Raisi

Nacido el 14 de diciembre de 1960 en Mashhad (Irán), y criado en una familia religiosa, Raisi se trasladó a Qom en su juventud para estudiar teología y jurisprudencia islámica. Su carrera política comenzó a despuntar en la década de 1980, cuando, tras la Revolución Islámica de 1979, fue nombrado para varios puestos judiciales, incluyendo el de fiscal general de Karaj y luego de Hamedán.

A lo largo de su carrera, Raisi ha ocupado diversos roles importantes dentro del sistema judicial iraní. En 2004, fue designado primer viceministro de justicia y, posteriormente, en 2014, llegó a ser Fiscal General de Irán. Su reputación como un jurista firme y conservador se consolidó aún más cuando fue nombrado jefe de la poderosa Fundación Astan Quds Razavi en 2016, una institución que administra el santuario del Imam Reza en Mashhad, así como vastos recursos económicos y propiedades.

Raisi se presentó como candidato en las elecciones presidenciales de 2017, pero fue derrotado por el entonces presidente Hasan Rouhani. Sin embargo, su influencia siguió creciendo, y en 2019 fue nombrado jefe del poder judicial de Irán, cargo en el que se destacó por su postura dura contra la corrupción y su defensa de los principios revolucionarios. En junio de 2021, Ebrahim Raisi ganó las elecciones presidenciales con una abrumadora mayoría, consolidando el control de los conservadores en el gobierno iraní.

Como presidente, Raisi enfrenta múltiples desafíos, incluyendo la recuperación económica de Irán y las tensiones internacionales relacionadas con el programa nuclear del país. Su administración ha adoptado una postura firme en las negociaciones internacionales, buscando aliviar las sanciones mientras mantiene una retórica fuerte sobre la soberanía nacional y la independencia económica.

Raisi se presenta a sí mismo como un defensor de los desfavorecidos y un reformador dentro del marco de los valores revolucionarios islámicos, aunque sus críticos lo acusan de violaciones a los derechos humanos durante su tiempo en el poder judicial.