Una manifestación por la liberación de los secuestrados israelíes en Gaza

Israel anuncia el rescate de cuatro rehenes con vida, provenientes del centro de Gaza

Una de ellas es la joven Noa Argamani, el vídeo de cuyo secuestro se hizo viral tras el pasado 7 de octubre

El ejército de Israel ha anunciado este sábado que ha rescatado con vida a cuatro rehenes secuestrados en el ataque de las milicias palestinas del 7 de octubre después de una operación en el campo de refugiados de Nuseirat, en el centro de la Franja de Gaza.

Los rehenes han sido identificados como la joven Noa Argamani y tres hombres, Almog Meir Jan, Andrey Kozlov y Shlomi Ziv, todos ellos secuestrados durante el festival de música Supernova, uno de los principales objetivos del ataque de las milicias.

El rescate tuvo lugar después de una operación simultánea contra dos escondites de las milicias de Hamas "en el corazón del campo de refugiados". Argamani fue liberada en uno y los otros tres rehenes fueron extraídos del segundo objetivo. Todos se encuentran en buen estado de salud y ya están recibiendo atención médica en el hospital de Tel Hashomer.

Nuseirat ha sido el escenario de varios bombardeos realizados por Israel esta semana, el último de los cuales este sábado y que se ha saldado, por el momento y según fuentes médicas palestinas, con al menos 40 muertos y decenas de heridos.

Tan pronto como el ejército anunció el rescate de los rehenes, el número dos del gabinete de guerra de Israel y ex jefe del Estado Mayor, Benny Gantz, decidió cancelar la comparecencia que tenía prevista para esta tarde en la que, según fuentes cercanas, iba a anunciar su dimisión después de expirar su ultimátum para recibir del Gobierno un plan concreto para el futuro de la posguerra, informa el 'Times of Israel'.

Los sucesos del 7 de octubre

El 7 de octubre de 2023, Israel sufrió un ataque sorpresa a gran escala por parte del grupo militante palestino Hamas, que gobierna la Franja de Gaza. Este ataque marcó el inicio de uno de los episodios más violentos en la región en años recientes y tuvo importantes consecuencias tanto a nivel local como internacional.

Militantes de Hamas cruzaron la frontera desde Gaza hacia Israel utilizando una combinación de métodos, incluyendo túneles, parapentes y a través de la destrucción de las barreras fronterizas. Atacaron múltiples comunidades en el sur de Israel, llevando a cabo asesinatos y secuestros de civiles y militares israelíes. Durante el ataque, Hamas lanzó miles de cohetes hacia ciudades y pueblos en el sur y centro de Israel, incluyendo Tel Aviv y Jerusalén. Este bombardeo masivo causó numerosas bajas y daños materiales significativos.

En respuesta al ataque, Israel lanzó una serie de operaciones militares contra objetivos en la Franja de Gaza. Estos ataques aéreos y terrestres tuvieron como objetivo infraestructuras militares de Hamas, pero también resultaron en un alto número de bajas civiles palestinas. El conflicto resultó en cientos de muertos y heridos tanto en Israel como en Gaza. Los combates continuaron durante varios días, exacerbando la crisis humanitaria en la región.

Israel declaró el estado de emergencia y movilizó reservistas para reforzar sus defensas y llevar a cabo operaciones militares. La comunidad internacional reaccionó con una mezcla de condena y llamados a la calma. Mientras algunos países y organizaciones condenaron el ataque de Hamas y expresaron su apoyo a Israel, otros pidieron una mayor moderación y buscaron formas de mediar en el conflicto.

La escalada de violencia agravó la situación humanitaria en Gaza, donde ya existían condiciones precarias debido al bloqueo israelí y la pobreza extrema. La infraestructura civil sufrió daños significativos, incluyendo hospitales, escuelas y viviendas. Este ataque y la subsecuente respuesta militar intensificaron aún más el ya complejo y prolongado conflicto entre Israel y Palestina, aumentando la tensión en una región que ha experimentado décadas de enfrentamientos.