Una persona observa el lugar de un ataque israelí contra un campamento para personas desplazadas en Rafah, en el sur de la Franja de Gaza

Israel bombardea un campo de refugiados en Al-Mawasi (Rafá) y mata a 20 personas

Tel Aviv bombardea un enclave que ellos mismos afirmaron que era "seguro"

Al menos 20 palestinos han muerto y decenas resultaron heridos hoy en un bombardeo israelí contra tiendas de campaña de personas desplazadas en el área de Al-Mawasi, al oeste de la ciudad de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, según información palestina. fuentes médicas y de seguridad.

El bombardeo llega dos días después del brutal ataque de Israel contra otro campo de refugiados en Rafá, donde murieron 50 personas, entre ellos muchos niños que vivieron el horror en sus últimos minutos de vida

Sorprende que Israel haya bombardeado una zona de Gaza donde recomendaba que se refugiaran los civiles.  Aproximadamente un kilómetro de ancho y 14 kilómetros de largo, al-Mawasi es una de las áreas cada vez más reducidas de Gaza que Israel ha designado como “zona segura" durante su dura campaña militar en el enclave.

La zona, que se compone principalmente de tierras de cultivo y dunas de arena, es en gran medida árida y carece de servicios e infraestructura básicos, incluidas carreteras, sistemas de agua y alcantarillado, e instalaciones sanitarias, según denuncia The New Humanitarian. También es difícil el acceso para los grupos de ayuda. No hay un recuento oficial de cuántas personas se han refugiado allí, pero según estimaciones de los trabajadores humanitarios, cientos de miles se encuentran ahora hacinados en el inhóspito territorio, luchando por sobrevivir.

No es la primera vez que Israel bombardea esta presunta "zona segura". El 4 de enero mataron a 14 personas - la mayoría niños pequeños- en un ataque contra Al-Mawasi, dejando claro que ninguna de las zonas de Israel es realmente segura para los civiles, tal y como ha denunciado Save The Children.

El infierno en la Tierra

El comisionado general de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos en Oriente Próximo (UNRWA), Philippe Lazzarini, ha asegurado que las imágenes del ataque israelí el domingo contra un campamento de desplazados en la ciudad de Rafá, en el sur de la Franja de Gaza y que ha dejado al menos 45 muertos, son la prueba de que la urbe "se ha convertido en un infierno en la tierra".

"Las imágenes que llegan de Rafá desde anoche son desgarradoras. Entre las víctimas mortales hay niños y mujeres que viven en tiendas de plástico. Muchos resultaron heridos. Otros murieron calcinados. Las imágenes de anoche son testimonio de cómo Rafá se ha convertido en el infierno en la tierra", ha publicado Lazzarini en su cuenta de la red social X.

Además, ha reconocido la "extrema dificultad" de contactar con los trabajadores de la UNRWA en parte porque algunos se encuentran en paradero desconocido, y ha indicado que pueden notificarse más muertes como consecuencia del bombardeo contra una zona "densamente poblada" y que había sido designada por Israel como segura para los civiles.

Tras ello, ha reafirmado el compromiso de la agencia para seguir enviando y repartiendo ayuda humanitaria entre la población a pesar de que cada día esta labor "se vuelve casi imposible" tanto por los continuos ataques del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) y del Ejército israelí como por las restricciones de Israel.