Los casos de depresión y salud mental han crecido

Las consultas por casos de depresión se dispararon más de un 86% durante la pandemia

El aumento fue importantísimo en Cataluña, pero los problemas de salud mental aumentaron en todo el mundo

Un estudio de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) junto con el Institut Català de la Salut (ICS) en la Cataluña Central demuestra que la implantación de las herramientas de salud digital producida en los últimos años ha coincidido con un aumento en los diagnósticos de depresión. El documento analiza el período comprendido entre 2017 y 2022. Esto, sin embargo, no es un hecho aislado, ya que en otros puntos del mundo también se detectó una subida.

El estudio, elaborado a partir del análisis de datos procedentes del ICS en ese periodo constata que aumentó en un 86,6 % la prevalencia de la depresión y los trastornos del estado de ánimo, que afectan mucho más a las mujeres (67,2 % en 2017 y 66,6 % en 2022).

También se ha observado que el aumento de la prevalencia de la depresión es más evidente en áreas rurales: pasa del 25,6 % en 2017 al 26,3 % en 2022. En cambio, en el mismo período se ha reducido en las zonas urbanas: parte del 74,4 % en 2017 y desciende al 73,7 % en 2022. Los datos también evidencian que en el período analizado se ha producido un aumento en la prescripción de antidepresivos (del 81,3 % en 2017 al 83,7 % en 2022).

En este período también se ha registrado un aumento en el uso de las herramientas de telemedicina frente a las consultas cara a cara en los centros de atención primaria (CAP). En 2017, el 4,34 % de las consultas virtuales estaban relacionadas con episodios depresivos y trastornos del estado de ánimo. En 2020, coincidiendo con el confinamiento, el porcentaje llegó al 46,8 %. En 2021 se recuperaron las consultas cara a cara, pero, sin embargo, las consultas virtuales aún representaban el 39,7 % del total.

En 2022, las consultas virtuales son un 26,3 % del total, un aumento significativo respecto a 2017. El recurso de las consultas virtuales, según el estudio, sugiere que los hombres y la población más joven tienen más probabilidades de realizar una consulta virtual; además, aquellos que consultan virtualmente tienen más probabilidades de tener prescrito un antidepresivo o ansiolítico.

Los motivos de la subida

Según explica la líder del estudio, la farmacéutica y técnica de investigación Aïna Fuster, el aumento de diagnósticos por depresión puede deberse a "la sensibilización" y "el impacto" que ha tenido la pandemia de la COVID-19 en la salud mental.

El escenario de pandemia, además, ha sido un catalizador para implementar las herramientas de salud digital, de las cuales ya se disponía, pero cuyo uso aún no estaba completamente extendido.

A su juicio, el aumento que el estudio constata en cuanto al consumo de antidepresivos se puede explicar porque, cuando estalló la pandemia, el recurso farmacológico era lo más accesible para detener el golpe. Habrá que ver, según la investigadora, si este patrón se mantiene en el tiempo o si se trata de un impacto puntual relacionado con la pandemia.

En cuanto al aumento en el uso de las consultas virtuales, Fuster dice que actualmente "estamos en un período de aprendizaje", y eso significa que algunos de los resultados obtenidos perdurarán en el tiempo.

Por ello, cree que es necesario seguir observando en los próximos años cuál es el papel de la salud digital en las consultas por depresión. La investigadora también detalla que, aunque entre los usuarios de herramientas de telemedicina se registra un uso más frecuente de antidepresivos, es importante señalar que estos antidepresivos acaban dejándose de recetar. "Fue una medida de contención, no teníamos recursos para llevar a cabo un abordaje integral", añade.

En el escenario postcovid, a partir de 2022, "farmacológicamente hablando, podemos estar tranquilos", porque también en el sistema sanitario catalán se están implementando estrategias para intentar mejorar el abordaje de la salud mental.