Colonos judíos, reunidos en el área con banderas israelíes, protestando por la apertura del puesto de control y por permitir que los palestinos recen allí

Los colonos israelíes vengan la muerte de un adolescente y matan a un palestino

Además, han herido a otros 40 palestinos, en una nueva ola de violencia en Cisjordania

La desaparición y muerte del joven israelí Benjamin Achimeir, de 14 años, ha desencadenado una ola de violencia de colonos israelíes contra diversas poblaciones de Cisjordania que hasta el momento se han saldado con un palestino muerto y al menos 40 heridos, mientras que el ejército israelí ha denunciado que ha sido asesinado en un ataque terrorista y ha comenzado una operación para detener a los autores del crimen.

Achimeir, natural de Jerusalén, salió a pastorear el viernes por la mañana desde una granja cercana a la zona de Malachei Ha'Shalom y fue dado por desaparecido a media tarde. En ese momento, colonos israelíes asaltaron las localidades cisjordanas de Al-Mughayir y Abu Fallah, en dos incursiones que se saldaron con un palestino muerto de un disparo y 30 heridos más, entre ellos una decena por arma de fuego, y este mismo sábado han continuado los asaltos en la zona, que dejan hasta ahora seis heridos por disparos, uno de ellos en estado crítico.

Sobre los asaltos del viernes, el jefe del consejo local de Al-Mughayir, Amin abu Alia, explicó a la cadena estadounidense CNN que entre 1.000 y 1.200 colonos rodearon las dos poblaciones y que cerca de 500 entraron directamente en la localidad de la que es responsable. Los colonos, denuncian las autoridades, quemaron unas 40 viviendas y vehículos y, según Abu Alia, robaron incluso varias ovejas.

El Gobierno palestino confirmó el viernes la muerte de una persona en Al-Mughayir, identificada como Afif Abu Alia, de 25 años y familiar de Amin, muerto por un disparo en la cabeza efectuado por un colono, según las autoridades locales. Tanto las autoridades de Ramallah como Abu Alia denunciaron que los colonos actuaron con el absoluto beneplácito de las fuerzas del ejército israelí en la zona, que en ningún momento hicieron nada para desactivar la situación.

Los consejos locales cisjordanos han confirmado ataques de colonos durante las últimas horas en diversas poblaciones al norte y noreste de Ramallah, como Turmus Institri y Silwad, y otras localidades al norte y sur de Nablus, Duma entre estas últimas, donde al menos cuatro palestinos han resultado heridos de bala.

El gobernador de Nablus, Ghassan Douglas, ha advertido en un comunicado que las zonas rurales de Nablus, especialmente las del sur, "están siendo testigos de agresiones y ataques de los colonialistas, cuya intensidad ha aumentado en las últimas horas", recoge la agencia oficial de noticias palestina Wafa.

"Las fuerzas de ocupación están endureciendo las medidas en los puestos de control militares diseminados alrededor de Nablus, además de los ataques colonialistas en las carreteras que conectan la gobernación con otras zonas", ha añadido.

Comités locales en Ramallah y Al-Bireh han comenzado a recomendar activar una especie de "guardia popular" o "comité de protección", levantar barricadas en las entradas de las localidades adyacentes a las colonias y "llamar a los pueblos vecinos de cualquier zona atacada para evitar nuevas masacres".

Netanyahu y Lapid piden a los colonos que dejen trabajar a las fuerzas de seguridad

Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha anunciado una "amplia persecución" para localizar a los "despreciables asesinos" de Achimeir "y cualquier persona que haya colaborado con ellos".

"Encontraremos a los asesinos y a sus colaboradores igual que hacemos con cualquier persona que haga daño a ciudadanos del Estado de Israel", ha advertido en un mensaje publicado y eliminado poco después, según recoge la prensa israelí.

"Las fuerzas de defensa de Israel, el Shin Bet y la policía de Israel en el distrito de Shii han lanzado una intensa operación y actividades de inteligencia en toda la zona y en las localidades palestinas", ha explicado.

Netanyahu también se ha referido a las acciones de los colonos que atacan zonas palestinas. "Insto a todos los ciudadanos de Israel a que permitan a las fuerzas de seguridad hacer su trabajo sin interferir para que puedan ocuparse lo más pronto posible de los abominables asesinos y sus ayudantes", ha solicitado.

Por su parte, el líder de la oposición israelí y ex primer ministro del país, Yair Lapid, después de lamentar el "terrible asesinato", ha advertido que los violentos disturbios que están protagonizando los colonos representan "una peligrosa violación de la ley e interfieren con las fuerzas de seguridad que operan en la zona".

Lapid, como ha hecho otras veces, ha responsabilizado tanto a Netanyahu como al ministro de Seguridad Interior del país, el ultraderechista Itamar Ben Gvir, de facilitar las incursiones de los colonos y, antes del estallido de la guerra de Gaza, impulsar una nueva fase de opresión contra las comunidades cisjordanas.

"El primer ministro y su ministro de Seguridad Interior deben poner fin a la anarquía que está reinando en el terreno antes de que haya más derramamiento de sangre", ha advertido en su cuenta de X.

Estos incidentes tienen lugar en medio de un repunte de la violencia desde 2023, incrementada a raíz de los ataques ejecutados por Hamas contra territorio israelí, que dejaron unos 1.200 muertos y cerca de 240 secuestrados y desencadenaron una ofensiva israelí contra Gaza que deja más de 33.600 muertos, a los cuales se suman cerca de 450 palestinos muertos en Cisjordania y Jerusalén Este a manos de las fuerzas de seguridad israelíes y en ataques por parte de colonos."