Carlos Slim, en archivo

El magnate Carlos Slim, a punto de crear la mayor promotora de viviendas de España

Con el nombre de InmoCemento, integrará los negocios inmobiliario y cementero de Fomento de Construcciones y Contratas

El magnate mexicano Carlos Slim, conocido por su gran influencia en diversos sectores empresariales, ha puesto en marcha un ambicioso proyecto en el sector inmobiliario español a través de la creación de InmoCemento. Esta nueva filial, que integrará los negocios inmobiliario y cementero de Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), se perfila para convertirse en la mayor promotora de viviendas del país.

InmoCemento surge como una pieza clave en la estrategia de Slim para consolidar sus inversiones inmobiliarias en España. Esta nueva entidad combinará los activos y operaciones de varias empresas bajo el control de Slim, incluyendo Realia y la inmobiliaria Jezzine, cuyo presidente, Juan Antonio Franco Díez, también ocupa un puesto en el Consejo de Metrovacesa. Slim es el segundo mayor accionista de Metrovacesa, con una participación del 21.19%, solo superado por el Banco Santander.

Uno de los objetivos fundamentales de Slim es excluir a Metrovacesa de la bolsa, facilitando así su integración con Realia y otras empresas dentro del nuevo grupo InmoCemento. Esta maniobra permitiría una mayor flexibilidad y capacidad de gestión de los activos inmobiliarios en un mercado que, según Javier García-Carranza de Banco Santander, podría tener un mayor recorrido fuera del ámbito bursátil.

Desde 2022, Slim ha estado comprando acciones de minoritarios en Metrovacesa, incrementando su participación del 3% en 2020 al actual 21.19%. Esta estrategia apunta a una eventual compra total de la empresa, un movimiento al que tanto BBVA como Banco Santander han mostrado disposición de participar. BBVA valora su participación en Metrovacesa en 259 millones de euros, mientras que el Banco Santander ha ajustado su inversión a 899 millones de euros, evidenciando una significativa devaluación.

Metrovacesa, con una capitalización de 1.400 millones de euros y un valor bruto de activos aproximado de 2.500 millones de euros, representa una pieza valiosa en la nueva configuración del mercado inmobiliario que Slim proyecta. Por su parte, InmoCemento tiene un valor en libros de aproximadamente 1.600 millones de euros, lo que subraya la magnitud de la fusión de activos que se está planteando.

El entorno financiero observa con interés las maniobras de Slim, especialmente debido a su historial de éxitos y su capacidad para transformar sectores enteros con sus inversiones estratégicas. La perspectiva de integrar varias entidades bajo el paraguas de InmoCemento no solo promete eficiencia y escala, sino también una renovada dinámica en el mercado inmobiliario español.