Imagen del río sena con un emoticono de una caca superpuesto

Parisinos se organizan para 'cagarse' en el río Sena antes de que se bañe Macron

Los activistas pretenden denunciar el desastre medioambiental que se ha producido en este río

Una palabra clave (hashtag, en lenguaje de “redes sociales”) está despegando significativamente en Francia en X  - antes conocido como Twitter-: #JeChieDansLaSeineLe23June, lo que traducido al español sería 'Me cagaré en el Sena el 23 de junio' Estas palabras acumularon cerca de 25.000 publicaciones en pocas horas este viernes 24 de mayo.

Este hashtag nació el jueves 23, poco después de un anuncio: el de la fecha en la que Anne Hidalgo, alcaldesa de París, deberá nadar en el río parisino. El objetivo: demostrar que el curso de agua es utilizable, mientras que allí se celebrarán dos pruebas de los Juegos Olímpicos de París (del 26 de julio al 11 de agosto) (el triatlón y la natación en aguas abiertas), así como una disciplina de los Juegos Paralímpicos. (28 agosto-8 septiembre, paratriatlón). La promesa de bañarse en el Sena también ha sido realizada por el presidente francés, Emmanuel Macron. 

El presidente de la República aún no ha anunciado la fecha en la que se bañará en el Sena, pero algunas fuentes indican que podría coincidir con Anne Hidalgo. Sea como sea, agunos internautas han decidido lanzar una campaña para fastidiar el plan de baño de los líderes franceses. 

Una realidad ambiental alarmante

Más allá de la broma, este fenómeno pone de relieve un problema grave: el estado de contaminación del Sena. Un estudio bacteriológico reciente reveló una sobrerepresentación de bacterias indicativas de contaminación fecal en el río. El pasado mes de abril, la ONG Surfrider Foundation dio la voz de alarma sobre el preocupante estado de las aguas del Sena, afirmando que no están preparadas para las competiciones olímpicas.

El hashtag #JeChieDansLaSeineLe23June es, por tanto, indirectamente una crítica a la gestión medioambiental por parte de las autoridades locales y nacionales. Pone de relieve la preocupación de muchos ciudadanos por el estado real de las aguas del Sena, a pesar de los esfuerzos de limpieza que se llevan a cabo desde hace varios meses.

Un llamado a la responsabilidad

Aunque la campaña es principalmente una broma, los creadores del hashtag y varios participantes enfatizaron la importancia de no tomar la llamada literalmente. Defecar directamente en el Sena, o transportar excrementos para arrojarlos allí, serían actos peligrosos e irresponsables. Las aguas residuales de los hogares pasan por plantas de tratamiento, lo que hace ineficaz cualquier intento coordinado de contaminación por esta vía.