Periodistas de varios medios trabajando

La peticiones del Col·legi de Periodistes en el Día Mundial de la Libertad de Prensa

Se celebra cada 3 de mayo desde 1993

Este viernes 3 de mayo, como cada día como hoy desde 1993, se celebra el Día Mundial de la Libertad de Prensa.

En esta fecha se evalúa el estado de la libertad de prensa a nivel mundial, la defensa a los ataques a la independencia de la prensa y de los periodistas y se rinde homenaje a aquellos profesionales del periodismo que han perdido la vida en el ejercicio de su labor.

Cada año se escoge un lema, y en esta ocasión es Prensa para el planeta: El periodismo ante la crisis ambiental, dedicado a la importancia del periodismo y la libertad de expresión en el contexto de la actual crisis medioambiental en todo el mundo.

Peticiones del Col·legi de Periodistes

Por su parte, la principal asociación catalana del gremio, el Col·legi de Periodistes, ha publicado un escrito con reflexiones sobre esta jornada.

"En el Día Mundial de la Libertad de Prensa el Colegio de Periodistas de Cataluña insta a la conciencia de los y las periodistas, así como de los propietarios de los medios de comunicación, y un firme compromiso con la deontología y el rigor. Pide a los responsables políticos que sitúen el derecho a la información como una prioridad de su agenda y que la ciudadanía comprenda que el acceso a la información es un derecho tan valioso como el resto", empieza el texto.

Recuerdan que "2024 es un año de elecciones en mayúsculas. La ciudadanía de más de 70 países en todo el mundo está llamada a las urnas. Los catalanes estamos a punto de votar en dos comicios: las elecciones al Parlament, el 12 de mayo, y al Europeo, el 9 de junio".

La libre elección de los gobernantes es el elemento clave de la democracia, el sistema que mejor garantiza las libertades individuales y colectivas de las personas. La libertad a la hora de elegir una u otra papeleta depende, de manera casi exclusiva, de tener la información necesaria que debe ser sobre todo veraz y plural.

Desde el Colegio de Periodistas de Cataluña llevamos años alertando de los riesgos que la desinformación, motivada por el volumen descontrolado de información a la que tenemos acceso y por las mentiras que se hacen entrar en el circuito informativo de forma malintencionada, comporta para las libertades de todos. No nos hemos quedado en la alerta. Llevamos más de dieciséis años organizando talleres de educación mediática dirigidos a los colectivos más vulnerables y al mismo tiempo trabajamos para actualizar y poner en valor la deontología profesional. Formar a la ciudadanía para moverse en un entorno de saturación informativa y dotarnos de un periodismo eficiente y eficaz son armas valiosas en la lucha contra la desinformación, por eso apostamos de forma inequívoca y decidida.

Las peticiones

El escrito termina con varias reivindicaciones

  • A los periodistas: que seamos conscientes de la importancia de nuestra función en ese momento histórico. El estudio de 2023 del Foro contra las campañas de desinformación en el ámbito de la Seguridad Nacional dice que es necesario “reivindicar la figura del periodista profesional, como un agente acreditado para asumir una responsabilidad de atender el deber de informar a la ciudadanía desde la ética y el compromiso con la calidad, la veracidad y la diligencia profesional: contraste de las fuentes, separación entre hechos y opiniones, objetividad/imparcialidad, etc. No es ajeno al auge de la desinformación el hecho de haberse “diluido” la figura de ese mediador.” Sólo el compromiso sin fisuras con el rigor y la deontología profesional nos permitirá realizar esta función.
  • A los propietarios y responsables de medios de comunicación: que sean también conscientes del rol que juegan. En un momento de crisis de modelo, la sostenibilidad económica es importante, pero nunca puede dejar de lado la función social que tienen encomendada. En este sentido, garantizar los medios necesarios para el correcto y libre ejercicio de la profesión e invertir en periodismo de investigación y datos no es un lujo, es una necesidad esencial.
  • A los responsables políticos: que sitúen la garantía del derecho a la información en las prioridades de sus agendas de gobierno. Dar respuesta al actual contexto de amenaza pasa por no tolerar la mentira en la relación con los periodistas, tanto en el seno de los partidos como en las administraciones, ser exquisitamente respetuosos con el trabajo de los y las periodistas garantizando que puedan trabajar con libertad y sin injerencias de ningún tipo ni en los medios públicos ni en los privados, ni en los pequeños ni en los mayores. Y finalmente, dotar a los medios públicos de los recursos necesarios para realizar su tarea de forma adecuada.
  • A toda la ciudadanía: que entienda que el derecho a la información es igual de valioso que el resto de los que ejerce a diario. Como el resto, debe valorarse, reivindicarse y defenderse siempre. El derecho a la información es lo que garantiza nuestra libertad, la facultad esencial para la dignidad de las personas.