Un cielo nublado, en archivo

¿Por qué la crema solar es importante incluso en días nublados?

Tras unos días con altas temperaturas, el cielo catalán se ha cerrado y estas han bajado

En los últimos días, Cataluña ha experimentado un clima caracterizado por cielos nublados y días menos soleados de lo habitual. Sin embargo, es importante recordar que la protección solar no debe ser relegada únicamente a los días radiantes y soleados. Aunque el sol no esté visible entre las nubes, los rayos ultravioleta (UV) continúan penetrando la atmósfera y alcanzando nuestra piel, lo que significa que el riesgo de daño solar sigue presente.

La importancia de aplicar crema solar diariamente, incluso en días nublados, radica en la necesidad de proteger nuestra piel contra los efectos nocivos de la radiación UV. Aunque la sensación de calor y la luminosidad solar puedan estar disminuidas por la cobertura de nubes, los rayos UV pueden penetrar a través de ellas y causar daños en nuestra piel.

Los rayos UV son una forma de radiación electromagnética emitida por el sol que puede causar una variedad de problemas de salud, incluyendo quemaduras solares, envejecimiento prematuro de la piel y un mayor riesgo de cáncer de piel, entre otros. Aunque los rayos UVB, responsables de las quemaduras solares, son menos abundantes en días nublados, los rayos UVA, que son responsables del envejecimiento prematuro y contribuyen al desarrollo del cáncer de piel, siguen estando presentes.

La aplicación de crema solar con un factor de protección solar (FPS) adecuado es fundamental para proteger nuestra piel contra los efectos dañinos de la radiación UV, independientemente de si el sol está visible o no. Se recomienda utilizar una crema solar con un FPS de al menos 30 y aplicarla generosamente sobre la piel expuesta, incluyendo el rostro, el cuello, las manos y cualquier otra área que pueda estar expuesta al sol.

Además, es importante tener en cuenta que la radiación UV puede ser especialmente intensa en ciertas condiciones, como la nieve, el agua y la arena, donde puede ser reflejada y aumentar su intensidad. Por lo tanto, incluso en días nublados o durante actividades al aire libre en la sombra, es fundamental proteger nuestra piel con crema solar para prevenir daños a largo plazo.