Benjamin Netanyahu, en archivo

El rescate de los cuatro secuestrados israelíes se saldó con 150 muertos palestinos

Según ha expresado el Ministerio de Salud de la Franja de Gaza, controlado por Hamás

Al menos 150 personas han muerto y decenas han resultado heridas como consecuencia de un nuevo ataque israelí lanzado este sábado contra varias zonas del centro de Gaza, principalmente en el campamento de refugiados de Nuseirat, escenario de una operación del ejército de Israel que ha terminado con el rescate con vida de cuatro rehenes en manos de las milicias palestinas.

"Al menos 150 mártires han muerto en horribles masacres cometidas por la ocupación en Nuseirat", según ha informado el Ministerio de Salud de la Franja de Gaza en un escueto comunicado, recogido por el diario 'Filastin', afín al movimiento islamista, mientras testigos de la agencia oficial de noticias palestina, WAFA, hablan de un bombardeo "sin precedentes" que ha durado más de una hora, en Nuseirat, Deir al-Balah, Zueida y Bureij.

El ministerio gazatí, bajo control de Hamás, ha denunciado por su parte un "gran número de muertos y heridos" en este ataque israelí contra el campamento de refugiados y que describe como una "horrible masacre", al igual que lo ha hecho el portavoz de la Presidencia de la Autoridad Palestina, Nabil Abú Rudeina.

"Esta masacre es una continuación de la guerra genocida a la que está expuesto el pueblo palestino", ha declarado antes de pedir una vez más la intervención inmediata de la comunidad internacional y del Consejo de Seguridad de la ONU para que "obliguen a las autoridades de ocupación a detener inmediatamente todas estas acciones, que violan todas las resoluciones internacionales".

Además, en un comunicado publicado en su página de Facebook, el Ministerio gazatí declara que la mayor parte de las víctimas son "mujeres y niños" que están llegando en estos momentos al Hospital de los Mártires de Al-Aqsa, en la vecina Deir al-Balah.

El Ministerio alerta que el saturado sistema de ambulancias está incapacitado para atender todas las peticiones de auxilio originadas por los bombardeos, que además se han extendido a los alrededores del centro médico donde están recibiendo atención médica las víctimas, según fuentes palestinas.

Pocas horas después del comienzo del bombardeo, Israel ha anunciado la liberación de la joven Noa Argamani y de tres hombres, Almog Meir Jan, Andrey Kozlov y Shlomi Ziv, todos ellos secuestrados durante el festival de música Supernova, uno de los principales objetivos del ataque de las milicias.

La liberación ha tenido lugar tras una operación simultánea contra dos escondites de las milicias de Hamás "en el corazón del campamento de refugiados". Argamani fue liberada en uno y los otros tres rehenes fueron extraídos del segundo objetivo.

El ataque contra Nuseirat ha sido confirmado por el Ejército israelí y sigue a los que tuvieron lugar el miércoles contra una escuela de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA), que según las autoridades gazatíes mató a 40 personas, y el jueves, que acabó con la vida del alcalde del campamento, Iyad al-Maghari. Israel, en respuesta, ha asegurado que en la escuela había al menos 17 terroristas de Hamás, muertos en el ataque.

En su reacción al ataque en el centro de Gaza, el líder político de Hamás, Ismail Haniye, ha avisado a Israel que no podrá "imponer su voluntad a fuerza de "masacres como la de este sábado".

"Si los ocupadores creen que nos pueden imponer su voluntad por la fuerza es que están delirando", ha indicado. "Han fracasado en el ámbito militar, en el ámbito político y en el ámbito moral", según ha informado en un comunicado, recogido por el diario 'Filastin', afín al movimiento islamista.

Haniye ha afirmado que, además, no aceptará ningún tipo de acuerdo con Israel "que no redunde en la seguridad, que es lo que va primero y es principal, para el pueblo palestino".