Fotomontaje de Giorgia Meloni con Ursula Von der Leyen

Terremoto en Europa: peligra la presidencia de Von der Leyen

Los socialistas europeos podrían no apoyar a la lideresa europea por su coqueteo con Giorgia Meloni

Terremoto político en Europa. Los socialistas europeos han dado un ultimátum a Ursula von der Leyen, asegurando no la respaldarán para un segundo mandato como presidenta de la Comisión Europea si continúa sugiriendo que podría trabajar con eurodiputados de extrema derecha alineados con la primera ministra italiana, Giorgia Meloni.

Las críticas a la presidenta de la Comisión resuenan en todos los países, pero son especialmente críticas para su futuro las que provienen de Alemania, su país natal y el país que aporta más diputados al Parlamento Europeo. Sin los socialistas alemanes, es literalmente imposible que Von der Leyen pueda repetir como presidenta de la Comisión. 

Von der Leyen, de momento, ha hecho oídos sordos a las críticas, y este sábado ha defendido sus perspectivas de cooperación con partidos de ultraderecha en el Parlamento Europeo de cara a las próximas elecciones de junio. En una entrevista concedida a la emisora Deutschlandfunk, la política de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) ha explicado que su intención es la de "ganarse a las fuerzas políticas que son tan importantes para la mayoría de centro" y ha pedido que la atención no se centre en los grupos parlamentarios, sino en los propios eurodiputados. Von der Leyen ya avanzó que no descartaría descartar la cooperación con el Grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos, que también incluye al partido de la primera ministra italiana Giorgia Meloni, el ultraderechista Hermanos de Italia, y a Vox en España. 

Pero el canciller alemán, Olaf Scholz, ya ha advertido que no va a aceptar este coqueteo de Von der Leyen con la extrema derecha, y está rearmando el eje franco-alemán, el esqueleto de la Unión Europea, para tener suficiente fuerza para provocar la caída de la actual presidenta de la Comisión. Este domingo se produjo una reunión histórica en Berlín entre Scholz y el presidente de Francia, Emmanuel Macron. Hacía 24 años que un presidente galo no hacía una visita oficial al país vecino, y el mensaje que lanzaron fue un claro mensaje a la cúpula de la Comisión Europea: "De llegar los extremistas al poder, sería el fin del pluralismo", dijo Macron en Berlín acompañado de Scholz. 

El movimiento de Von der Leyen podría acabar incluso dinamitando las campañas de algunos líderes de su agrupación política. En España, por ejemplo, mientras Feijóo, Dolors Montserrat y hasta FAES, están pidiendo concentrar el voto en el PP explicando que depositarlo en Vox es tirarlo, Von der Leyen está vendiendo en Europa que votar a esos partidos sí será útil, porque ella los aceptará en su regazo y podría pactar con ellos. 

El futuro de la presidenta de la Comisión Europea se está complicando y, si no hace un giro en su estrategia, posiblemente acabe siendo rechazada por los eurodiputados más moderados. Y ya suenan nombres para su relevo, como el ex primer ministro italiano Mario Draghi, un perfil que sería bien recibido tanto por los socialdemócratas alemanes como por París. 

Algunos incluso tienen en mente un sustituto: el ex primer ministro italiano Mario Draghi. Y esa es una elección que será bien recibida en París. Draghi es conocido por ser un firme enemigo de la ultraderecha europea, y además es el archienemigo de la también italiana Giorgia Meloni, un perfil muy moderado con el que esperan no llevarse sorpresas.