Un abuelo emocionado al recibir el asiento del Barça

VÍDEO VIRAL | Un abuelo culé se emociona al recibir su asiento del Camp Nou

Las imágenes tienen ya casi un millón de reproducciones en TikTok

El Camp Nou está en obras, como saben todos los seguidores del Barça y el mundo entero. El equipo juega ahora los partidos como local en el Estadio Olímpico Lluís Companys esperando que empiece la nueva era con la inauguración del futuro Camp Nou. Sin embargo, el antiguo campo, en proceso de desmantelación, guarda un montón de recuerdos de muchos aficionados que han vivido en primera fila los grandes hitos del club, una emoción difícil de olvidar. 

La directiva del FC Barcelona es consciente de ese sentimiento, sabiendo que el Barça es "más que un club", y ha querido tener un bonito gesto con algunos de sus aficionados, esos históricos que han estado ahí siempre: llueva, nieve o caiga la peor tormenta. Siempre han sido fieles al club, y ahora tocaba reconocérselo. 

Por ello, en vez de deshacerse de los asientos de las graderías para instalar los nuevos, han decidido ponerse en contacto con los socios del club, que han calentado esas butacas durante años, para saber si se los querían quedar antes de ser destruidos. Una bonita forma de quedarse con un recuerdo eterno del antiguo Camp Nou. 

Y este ha sido el caso de un abuelo, socio del Barça durante décadas, que ha protagonizado unas emocionantes imágenes al recibir el asiento que ha sido suyo durante tantos años. El vídeo lo ha publicado la usuaria de TikTok @juliabolosp, y el protagonista es su abuelo. 

En el inicio del vídeo, que ya tiene más de 111.000 'me gusta' en TikTok y casi un millón de reproducciones, se puede ver al abuelo emocionado abrir la caja: "Hostia, es nuestro asiento. El asiento del Barça que tenía yo". 

A continuación saca una nota de la caja y la lee en voz alta. Es una carta enviada por Joan Laporta: "Ahora que llega una nueva etapa para la afición culé, te agradecemos hacer esta historia eterna", afirma Laporta en el texto corto, pero emotivo. 

Posteriormente le limpian el asiento - que había llegado con un montón de polvo dentro de la caja- y le permiten que vuelva a disfrutar de la silla que tantas veces ha usado. 

Podéis ver el emotivo momento a continuación: