Vinicius Jr, jugador del Madrid

Un Vinicius harto pide cárcel para los racistas

A raíz de tres casos de racismo en el fútbol español en tan solo un fin de semana, el brasileño se ha pronunciado, reclamando que "los racistas deben ser expuestos y los partidos no pueden continuar con ellos en la grada"

El futbolista del Real Madrid Vinicius Jr emitió un contundente mensaje en sus redes sociales este fin de semana, denunciando los recientes casos de racismo en el fútbol español. En medio de un contexto alarmante, donde jugadores como Cheikh Sarr del Rayo Majadahonda y Marcos Acuña del Sevilla FC fueron víctimas de insultos racistas por parte de aficionados, el delantero alzó su voz en contra de la discriminación racial.

Vinicius, quien también ha sido víctima de esta lacra, expresó su apoyo a los afectados y pidió medidas contundentes contra los responsables. En su tweet, el jugador brasileño escribió: "Este fin de semana, ni siquiera jugaré. Pero tuvimos tres casos despreciables de racismo en España solo este sábado. Todo mi apoyo a Acuña y al entrenador Quique Sánchez Flores, del Sevilla. A Sarr y al Rayo Majadahonda, que su valentía inspire a los demás. Los racistas deben ser expuestos y los partidos no pueden continuar con ellos en la grada. Solo tendremos victoria cuando los racistas salgan de los estadios directo a la cárcel, lugar que se merecen."

El incidente ha desatado una ola de indignación y ha vuelto a poner sobre la mesa el debate sobre la efectividad de las sanciones contra el racismo en el fútbol español. Mientras que en España, profesar insultos racistas en un campo de fútbol conlleva serios riesgos legales, incluyendo multas y penas de cárcel, en otros países las penas pueden ser aún más duras.

En Inglaterra, por ejemplo, los incidentes de racismo en el fútbol pueden resultar en prohibiciones de por vida para asistir a partidos, además de multas y penas de cárcel. En Italia, la Federación de Fútbol ha impuesto sanciones ejemplares a clubes y jugadores por conducta racista, incluyendo cierres parciales o totales de estadios y multas económicas significativas. Estas medidas no siempre se aplican en España.