Albiol y Viñas, tras la firma del acuerdo

Badalona firma el primer convenio contra las okupaciones con administradores de fincas

"Este fenómeno afecta mucho más a las personas que viven en los barrios y en las zonas con menos recursos económicos", aseguró el alcalde de la ciudad, Xavier García Albiol

Badalona ha querido armarse con una nueva herramienta para actuar contra "las okupaciones ilegales y los problemas de convivencia". El alcalde de la ciudad, Xavier Garcia Albiol, y el presidente del Colegio de Administradores de Fincas de Barcelona y Lleida, Lorenzo Ignacio Viñas, firmaron el pasado 28 de febrero el primer convenio de colaboración entre los administradores de fincas y un ayuntamiento para actuar, de forma coordinada, en los supuestos de okupación ilegal de viviendas y locales.

Entre los principales objetivos de este convenio se encuentra la búsqueda de soluciones, tanto preventivas como ejecutivas frente a las eventuales okupaciones ilegales o sobreokupaciones de viviendas. Con esta colaboración recíproca se establece un sistema de alerta frente a las situaciones de okupaciones ilegales, especialmente frente a aquellas llevadas a cabo por grupos que operan para sacar un provecho económico.

El convenio articula una relación de información constante entre los administradores de fincas, el Ayuntamiento y la Guardia Urbana de Badalona para que, en su caso, se pueda realizar una acción inmediata. En cuanto a las actuaciones preventivas, el convenio suscrito prevé que en el momento en que desde una comunidad de propietarios se tenga conocimiento de inmuebles vacíos en la finca se facilitará esta información al Ayuntamiento, de forma que se puedan detectar aquellos en riesgo de ser okupados, así como de registrar aquellos inmuebles ya okupados o sobreokupados.

El alcalde de Badalona, Xavier Garcia Albiol, ha destacado durante el acto de firma del convenio que: "el gobierno municipal está decidido a luchar contra las okupaciones ilegales" y ha explicado que "contrariamente a lo que se dice a menudo, este fenómeno afecta mucho más a las personas que viven en los barrios y en las zonas con menos recursos económicos”. "Evitar los problemas de convivencia derivados de la okupación es una acción de política social" ha subrayado Garcia Albiol. "Quiero dejar muy claro que ante una okupación ilegal la víctima no es la okupa, la víctima es el vecino que sufre las consecuencias de la okupación", ha añadido.

El alcalde ha lamentado que "las leyes defienden y ayudan más a los okupas que a los propietarios ya los vecinos afectados por las ocupaciones conflictivas". "Algo se está haciendo mal si Cataluña, y especialmente el área metropolitana de Barcelona, concentra el 43 por ciento de las ocupaciones ilegales", ha explicado y, como muestra, ha señalado que casi todos los días la Guardia Urbana de Badalona logra detener nuevos intentos de ocupación.

Por otra parte, el presidente del Colegio de Administradores de Fincas de Barcelona y Lérida, Lorenzo Ignacio Viñas, ha destacado que con este convenio se fija una relación estrecha y de trabajo conjunto entre los administradores de fincas y el Ayuntamiento de Badalona. “Los administradores somos los que estamos en todo momento en contacto con las comunidades de vecinos y, por tanto, conocemos de primera mano cualquier problema. Ahora, gracias a este convenio, tenemos hilo directo con el Ayuntamiento para resolver y avanzarnos a cualquier situación que dificulte el normal funcionamiento de la comunidad”, ha afirmado Viñas. Además de los casos de okupaciones, el presidente del Colegio ha añadido que los administradores de fincas también pueden ser de utilidad en la detección de problemas de seguridad de los edificios dado que también están en contacto con aparejadores, arquitectos y otros colectivos de profesionales técnicos.

El convenio, que tiene una vigencia de 4 años, destaca que la correcta convivencia en las comunidades de propietarios y vecinos constituye un elemento primordial en el bienestar cotidiano de los ciudadanos y para su buen funcionamiento ha previsto la puesta en marcha de una comisión de seguimiento, formada por representantes del Ayuntamiento, Guardia Urbana y Colegio de Administradores de Fincas de Barcelona y Lleida, que se reunirá periódicamente y elaborará una memoria de las actuaciones llevadas a cabo.