Playa de Sant Pere Pescador, a 9 de agosto de 2023

Cataluña levanta la emergencia por sequía en 22 municipios del Alt Empordà

Los que dependen del Darnius-Boadella pasarán "un par de semanas más" en emergencia 2

La portavoz del Govern, Patrícia Plaja, ha anunciado este martes que se levanta el estado de emergencia por sequía en 22 municipios de la comarca del Alt Empordà (Girona) que se abastecen del acuífero Fluvià-Muga, y que se permitirá una dotación de agua de 200 litros por persona y día, cuando ahora era de 230.

Lo ha dicho en rueda de prensa tras la reunión del Comissió Interdepartamental de la Sequera, en la que ha asegurado que estos municipios pasan a situación de excepcionalidad y que la nueva fase entrará en vigor "a lo largo de la semana que viene" cuando se publique en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (Dogc).

Los municipios en los que se pasa de emergencia a excepcionalidad son Agullana, Capmany, Garriguella, la Jonquera, l'Armentera, Masarac, Mollet de Peralada, Palau-saverdera, Pau, Pedret i Marzà, Peralada, Sant Climent Sescebes, Sant Miquel de Fluvià, Sant Mori, Sant Pere Pescador, Torroella de Fluvià, Ventalló, Vilabertran, Viladamat, Vilajuïga, Vilamacolum y Espolla.

Plaja ha explicado que se levanta la emergencia por sequía en estos municipios debido a la recuperación del nivel del acuífero Fluvià-Muga; ha reiterado que "falta aún mucha agua" para salir de la sequía, y cree que es necesario que la primavera siga siendo lluviosa y que el otoño también lo sea.

En cuanto a los municipios que dependen del embalse Darnius-Boadella, como Cadaquès (Girona), que actualmente están en estado de emergencia 2, ha afirmado que en la comisión se ha abordado si debían pasar a emergencia 1, pero que se ha decidido esperar "un par de semanas más", ante el aumento de temperaturas en esta zona.

¿Cómo cambian las restricciones?

En el estado de excepcionalidad, el riego agrícola pasa del 80% al 40%; se reduce un 15% el consumo de agua a nivel industrial (en emergencia era del 25%); se establece una reducción del consumo de agua en usos recreativos (15% en usos asimilables a urbanos y 50% en riego); y se reduce un 30% el agua para usos ganaderos (en emergencia era del 50%).

Sigue estando prohibido el uso de agua para el riego de jardines y zonas verdes, excepto el riego de supervivencia, y se permite el riego municipal con aguas freáticas "únicamente en el caso de que no suponga una reducción de la disponibilidad de agua para el abastecimiento domiciliario".

También queda prohibido el riego del césped "en todos los casos" excepto en superficies destinadas a la práctica federada de deporte o el riego que se hace con agua reutilizada o regenerada; y también sigue prohibida la limpieza de calles, pavimentos o fachadas con agua potable.

En cuanto a las piscinas, no se permite llenar las que sean privadas de uso individual o unifamiliar, ni aquellas que no tengan sistemas de recirculación de agua; y las que tengan este sistema, deberán hacerlo "en las cantidades mínimas indispensables para garantizar la calidad del agua".

Ayudas para paliar la sequía

Plaja ha informado de que se han publicado las ayudas de la Agència Catalana de l'Aigua (ACA), con una dotación total de hasta 130 millones de euros para financiar 827 proyectos de 707 municipios, para solucionar fugas de agua y mejorar la eficiencia de las redes de suministro.

También ha explicado que el próximo lunes 3 de junio se celebrará una comisión extraordinaria de desembalse del Ter-Llobregat para aumentar el agua destinada al riego agrícola, y la portavoz ha recordado que el conseller de Acción Climática, David Mascort, se comprometió con las comunidades de regantes del Baix Ter de que "en cuanto fuera posible se revisarían" los volúmenes.