La presentación del programa con el alcalde y el regidor

La estrategia de Girona para luchar contra la emergencia climática

El gobierno municipal dice que quiere "encararla de forma integral y transversal, teniendo en cuenta todas las áreas"

El Ayuntamiento de Girona ha impulsado la marca Girona Ciutat Circular para situar la ciudad como referente en la lucha contra la emergencia climática. Bajo este sello se englobarán todas las acciones que se llevan a cabo y las que se pongan en marcha por ser una ciudad más sostenible, resiliente, libre de emisiones y respetuosa con el entorno. 

El alcalde de Girona, Lluc Salellas, y el concejal de Acción Climática del Ayuntamiento de Girona, Sergi Cot, han presentado la nueva marca. “La emergencia climática es el gran reto que tenemos como ciudad, como país y por el mundo en general. Es una problemática que nos afecta a todas y todos de forma transversal y donde todo el mundo coincide en que debe actuar. Como Ayuntamiento, queremos liderar la lucha contra la emergencia climática y encararla de forma integral y transversal, teniendo en cuenta todas las áreas. Es por eso que hoy presentamos esta marca”, ha afirmado el alcalde.

Girona Ciutat Circular se divide en cinco ejes principales que afectan a diferentes ámbitos: agua, energía, movilidad, residuos y consumo responsable. Estos conceptos se trabajarán desde el fenómeno de la circularidad, un modelo económico y social que promueve la prevención, reutilización y reciclaje de recursos.

"Impulsar políticas en estos ámbitos nos acercará al objetivo principal: hacer de Girona una ciudad referente en la lucha contra la emergencia climática", ha resaltado Cot.

En el ámbito del agua, se trabajará en todas aquellas acciones que permitan preservar mejor este recurso. En este sentido, se han puesto en marcha dos pozos para aliviar los embalses de Sau y Susqueda. También se han repartido aireadores en el marco del Día Mundial del Agua, se ha realizado una campaña para ahorrar agua y se han cerrado las duchas de los equipamientos deportivos municipales y el riego de los campos de fútbol artificiales para concienciar a la población de la situación de sequía que estamos viviendo en Cataluña.

En cuanto a la gestión de los residuos, en 2024 se aplicarán los nuevos sistemas de recogida de residuos que permitirán mejorar el índice de reciclaje de la ciudad, que en 2022 se situaba en el 51,94%. Asimismo, se llevarán a cabo campañas para fomentar la reducción y reutilización, entre otras.

Otro de los objetivos es posicionar a Girona como referente de la transición energética. Desde esta vertiente, se trabajará para que a medio plazo todos los equipamientos municipales dispongan de placas solares. También se seguirán renovando las luces de la vía pública por luces LED, que permiten un ahorro energético y la reducción de las emisiones de CO2. De momento, la ciudad cuenta con 8.000 farolas con luces LED de las 20.000 farolas aproximadamente que existen en toda Girona.

Potenciar el comercio local y el producto de kilómetro cero y reducir el desperdicio alimentario es otro de los ejes que engloba la marca. En este sentido, desde el Ayuntamiento se ha impulsado el proyecto Menja't Girona para consolidar la ciudad como destino de turismo sostenible y, entre otros, promover el circuito corto y los productos de la huerta. También se ha implementado la campaña "Lo he comprado en Girona", que incentiva el comercio local y de proximidad.

El último eje es el de movilidad sostenible. Desde aquí, se impulsará el crecimiento de la Girocleta, aumentarán los entornos escolares seguros y se está trabajando en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible Supramunicipal de Girona. El objetivo de este proyecto es conectar la ciudad con los municipios vecinos de forma más sostenible, segura, accesible y fácil.

Todas estas acciones e iniciativas son pasos hacia el objetivo de Girona Ciutat Circular.

La marca va acompañada del lema Res canvia si res canvia, una frase que estos días se ha podido ver en distintos carteles colgados por la ciudad. El objetivo de este eslogan es remarcar la necesidad de cambiar nuestros hábitos y políticas para cambiar el futuro.