Casa consistorial de Figueres con su alcalde Jordi Masquef

Figueres cierra un bar dirigido por musulmanes que prohibía la entrada a mujeres

El baño de mujeres del bar era utilizado como almacén

El Ayuntamiento de Figueres ha ordenado el cierre de un bar musulmán que en febrero fue multado con 10.001 euros por impedir que entren mujeres al establecimiento. 

Tras recibir varias quejar por parte de los vecinos, el Ayuntamiento mandó a la policía local a hacer una inspección, donde se pudo comprobar que el hecho denunciado por los vecinos era cierto. De hecho, los propietarios del local habían quitado el cartel del baño de mujeres y lo utilizaban como almacén.

Los responsables del establecimiento confirmaron a la policía local que las mujeres no podían entrar. Por ello, los agentes abrieron un expediente por infracción muy grave por razón de sexo. 

Jordi Masquef, el alcalde de Figueres, se ha pronunciado sobre el cierre, afirmando que "tener una cultura o costumbres diferentes no justifica en absoluto pisar o menospreciar" los derechos de las mujeres. Unas palabras que se han vuelto virales en las redes sociales y que han sido muy aplaudidas.

"Queremos una ciudad que avance en la cohesión y el progreso social, y esto pasa imprescindiblemente por entender y respetar nuestros valores y nuestras leyes", ha sentenciado con contundencia el alcalde de la capital del Alt Empordà. 

A continuación, podéis ver el mensaje del alcalde. que ya acumula 70.000 reproducciones en la red social X - antes conocida como Twitter-: 

Fuentes municipales han afirmado que el local donde estaba el bar se utilizará para abrir una escuela de idiomas. 

El cierre de este establecimiento esta enmarcado dentro de una campaña de control de posibles establecimientos conflictivos que ha iniciado el Ayuntamiento de Figueres en esta legislatura. Cuando se impuso la multa al bar, en febrero, ya se habían inspeccionado más de una decena de locales que estaban generando descontento en el vecindario, y la intención es seguir realizando inspecciones. 

Sin embargo, y por el momento, no han encontrado ningún establecimiento donde se esté incumpliendo tan gravemente la normativa como es el caso de este bar que, afortunadamente, no volverá a abrir la persiana nunca más.