La Rambla de Barcelona por Sant Jordi

La gran obra para remodelar La Rambla de Barcelona empezará el 17 de junio

La movilidad en el paseo será "compleja" y sólo se podrá circular en sentido ascendente durante las obras

La Rambla de Barcelona encara el grueso de su reforma a partir del 17 de junio con obras que provocarán afectaciones a la movilidad, que el Ayuntamiento prevé "compleja" hasta que terminen los trabajos en febrero de 2027.

La teniente de alcalde de Urbanismo, Laia Bonet, y el teniente de alcalde de Seguridad y concejal de Ciutat Vella, Albert Batlle, han destacado en declaraciones a los periodistas este lunes que esta transformación va a ser la obra más emblemática del mandato municipal y que el proyecto está en un punto de inflexión.

La reforma se sitúa actualmente en el primer tramo, entre Colom y Santa Madrona, que el Ayuntamiento prevé finalizar en julio y que esté preparada para la celebración de la Copa América, ha detallado el director general de Bimsa, Ricard Font, en una sesión técnica con periodistas.

32 meses de obras

Las siguientes fases que se abordarán serán las de los cuatro tramos restantes: Santa Madrona-Arc del Teatre, Arc del Teatre-Liceu, Liceu-Portaferrissa y Portaferrissa-Canaletes, que se harán todos a la vez y en tres fases acotadas en tramos de 50 metros para minimizar las afectaciones.

Los primeros 10 meses se afectará la calzada y la acera lateral del lado Besòs (el del Gòtic), los 10 meses siguientes la calzada y acera lateral del lado Llobregat (el del Raval), y los 12 últimos meses se abordará el paseo central por tramos alternos para garantizar el paso de peatones.

Mientras duren las obras, sólo habrá circulación en sentido ascendente y estará restringida como hasta ahora al transporte público, servicios, emergencias, tráfico local y mercancías.

Toda esta actuación conllevará 32 meses de obras para tener la reforma finalizada en febrero de 2027, un plazo que fijó el gobierno municipal de Jaume Collboni para acelerar la transformación del paseo y reducir a la mitad los seis años de obras previstos inicialmente.

Cinco pasos habilitados

A partir de este martes se empezarán a realizar trabajos previos para preparar el paseo y garantizar la movilidad, que quedará implantada el mismo 17 de junio, y en la que se habilitarán pasos provisionales de vehículos para dar acceso y salida a los vecinos y a los vehículos de emergencia y mercancías.

Inicialmente se habilitarán tres pasos con semáforos que cruzarán el paseo central en Portaferrissa, en la calle Ferran y en la plaza Reial, y también se contempla uno en Pla de l'Ós y en Escudellers, que se activarán según las necesidades.

La circulación por la calzada del lado Raval cambiará de sentido y será de subida desde Colom hasta la plaza Catalunya, y se harán pequeñas adaptaciones en alguna esquina de las aceras para asegurar el giro de los vehículos en sentido contrario, y se preparará la señalización y los semáforos.

Afectaciones en los buses

El transporte público se verá también afectado, en concreto las líneas de bus que circulan por la Rambla: las que quedarán modificadas serán la V13, la 59 y el bus nocturno N9.

La 59 y la N9 seguirán subiendo por la Rambla durante las obras, pero de bajada irán por Via Laietana, y la V13 tendrá su origen y final en la plaza Catalunya.

Las terrazas de la Rambla sólo se verán afectadas en la tercera fase, en la que se actuará en el tramo central del paseo, y durarán entre cinco y ocho semanas.

El Ayuntamiento ha comunicado este mismo lunes a los vecinos y comerciantes de la Rambla las afectaciones y esta semana desplegará informadores a pie de calle que visitarán los comercios del paseo, el Gòtic y el Raval.

Además, a partir del 15 de junio se abrirá una oficina (Espai Rambla) en el Palau de la Virreina como punto de información sobre el proyecto, y se habilitará una página web específica: barcelona.cat/larambla.