Lloret de mar - desalinizadora

Las lluvias permiten que Lloret de Mar posponga la implantación de la desalinizadora

El Ayuntamiento y el gremio trabajan en los permisos para una ubicación definitiva de la desalinizadora

El Gremi d'Hosteleria de Lloret de Mar (Girona) y el Ayuntamiento de la localidad han decidido "pausar el proyecto de implantación" de la desalinizadora para llenar las piscinas de alojamientos turísticos por las lluvias de mayo.

En un comunicado conjunto de este miércoles, han asegurado que "el proyecto de desalinizadora no se cancela, sino que se aplaza su implantación al menos hasta 2025", puesto que antes no prevén la interposición de nuevas restricciones.

En esta línea, el Ayuntamiento y el gremio trabajan en los permisos para una ubicación definitiva de la desalinizadora para evitar el impacto visual y operativo derivado de su establecimiento en el extremo del paseo marítimo, donde preveían ubicarla este verano de forma transitoria.

Esperan que la fase de excepcionalidad --en la que defienden que sí que pueden rellenar las piscinas-- se mantenga todo el verano y que "no haya restricciones más estrictas al menos hasta enero de 2025".

El Ayuntamiento y el gremio han asegurado que "el abastecimiento de agua está garantizado a pesar de que habrá que hacer un uso muy responsable" y han sostenido que trabajan en el impulso de medidas para optimizarlo.

Desalinizadora 

El gremio de hoteleros de Lloret de Mar decidió comprar desalinizadoras móviles para asegurar el suministro de agua durante la temporada turística y aprovechar el excedente vendiéndolo. Esta iniciativa surgió como respuesta a las restricciones de agua que afectaron la zona, pero ahora, con la mejora de la situación hídrica, se ha optado por una estrategia más flexible.

En un primer momento, su ubicación iba a ser la explanada de la Roca d’en Maig, en el extremo sur del paseo marítimo del municipio. Sin embargo, el Ayuntamiento aún estaba tramitando los permisos necesarios para dicha instalación.

El valor de cada una de las desalinizadoras es de un millón y medio de euros. Actualmente, las máquinas están en fase de finalización en Valencia.

Estas desalinizadoras móviles, encargadas a una empresa especializada en equipos para tratamiento de agua, están diseñadas para operar a partir de dos contenedores de 12 metros de largo, con capacidad para desalinizar hasta 50.000 litros por hora, por lo que podría ser una herramienta muy útil en caso de que la sequía vuelva a recrudecerse.