Cientos de personas durante una manifestación estudiantil en apoyo a Palestina, en la plaça de la Universitat

Manifestantes propalestinos llenan el paseo de Gràcia de Barcelona

Asens (Comuns Sumar) y Vega (CUP) asisten en apoyo a la movilización

Una manifestación a favor de Palestina y contra Israel ha llenado este sábado por la tarde el paseo de Gràcia, en una marcha simultánea a otras ciudades europeas.

Desde las 17 aproximadamente, han recorrido todo el paseo de Gràcia, desde la avenida Diagonal hasta la plaza Catalunya, y durante el recorrido han simbolizado las víctimas de la guerra en Gaza tumbándose en masa a lo largo del Paseo.

Mientras desplegaban en horizontal una gran bandera palestina han coreado 'Desde el río hasta el mar, Palestina vencerá'. La pancarta de la cabecera mostraba la leyenda 'Paremos el genocidio en Palestina. Basta de comercio de armas con Israel'.

Entre los asistentes han estado el candidato de Comuns Sumar a las elecciones europeas, Jaume Asens, y la dirigente de la CUP Laure Vega. Mientras, sigue la acampada pro Palestina dentro de la sede central de la Universitat de Barcelona, en la plaza Universitat, muy cercana a la plaza Catalunya.

El polémico lema 'Desde el río hasta el mar, Palestina vencerá'

La frase 'Desde el río hasta el mar, Palestina vencerá' es un lema utilizado comúnmente por los partidarios de la causa palestina, especialmente por aquellos que abogan por la creación de un estado palestino independiente que abarque toda la región histórica de Palestina, desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo. Esta frase encapsula la aspiración de muchos palestinos y simpatizantes de ver un Estado palestino soberano y autónomo, con Jerusalén como su capital.

El origen de esta frase se remonta a la lucha palestina por la autodeterminación y la resistencia contra la ocupación israelí. Se ha utilizado en discursos políticos, manifestaciones, pancartas y en el arte como un símbolo de la unidad y la determinación del pueblo palestino en su lucha por la libertad y la justicia.

El significado detrás de la frase es multidimensional. Por un lado, hace referencia a la geografía de la región, indicando el territorio que los palestinos consideran suyo y sobre el cual aspiran a establecer su estado independiente. Por otro lado, también evoca un sentido de resistencia y perseverancia, sugiriendo que a pesar de los desafíos y obstáculos, Palestina eventualmente triunfará en su búsqueda de la autodeterminación y la libertad.