Fotografía de un hombre en patinete con una señal de prohibido

Terrassa prohíbe los patinetes y las bicis eléctricas en calles peatonales

"Sabemos que las infracciones en VMP preocupan a la ciudadanía y creemos que es necesario ir un paso más allá"

El Ayuntamiento de Terrassa (Barcelona) ampliará la prohibición de circular con vehículos de movilidad personal (VMP), como patinetes eléctricos y bicicletas, a 15 calles más de la zona peatonal del centro de la ciudad.

Según ha informado el consistorio en un comunicado este martes, la prohibición ya se aplicaba en algunas calles del centro de la ciudad y tiene como objetivo mejorar la seguridad en la vía pública.

El alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, ha defendido la medida: "Sabemos que las infracciones en VMP preocupan a la ciudadanía y creemos que es necesario ir un paso más allá, por eso ampliaremos la prohibición de circular en más calles donde hay un mayor número de personas caminando a diario".

Esta medida irá acompañada de nueva señalización, de una campaña informativa y pedagógica especialmente dirigida a los comercios y restaurantes y de mayor control policial en la vía pública.

Según datos recogidos por la Policía Municipal y el servicio municipal de Movilidad, en el 9% de los accidentes con víctimas que se producen en la ciudad ha habido implicado un VMP.

Modificación del reglamento municipal de abastecimiento domiciliario

El Ayuntamiento de Terrassa está trabajando en la modificación del Reglamento del servicio municipal de abastecimiento domiciliario y ahorro de agua, a fin de aportar el marco legal en el ámbito del ahorro y de la regulación de las prohibiciones en situaciones de sequía, teniendo en cuenta que estamos en un contexto de cambio climático.

La comisión de estudio encargada de esta labor está formada por los servicios técnicos del Ayuntamiento, la empresa municipal TAIGUA, el Observatorio del Agua de Terrassa (OAT) y el Gremio de instaladores de Terrassa. Desde este mes, y hasta el día 15 de junio, también puede participar la ciudadanía con la consulta pública que se canaliza a través de la plataforma online municipal Participa en Terrassa. La voluntad es recoger las opiniones y aportaciones que se realicen, tanto individual como colectivamente, para valorarlas y estudiarlas y, si se considera, introducirlas en la elaboración final del texto.