Salvador Illa con un check

Mientras Illa gana las elecciones, ERC anuncia que pasa a la oposición

Mientras, el PPC ha conseguido cinco veces más escaños

Los votos depositados en las urnas por los ciudadanos de Catalunya en estas elecciones autonómicas ya se han escrutado, con la victoria importante de Salvador Illa, incluso con más diputados de los que le daban las encuestas. Puigdemont ha subido tres diputados, lo que le sitúa en segunda posición, dando el sorpasso  a los republicanos de Pere Aragonés, la gran derrotada de estos comicios. No lo han tenido fácil gobernando en minoría y aguantando los envites de sus exsocios de Puigdemont, que le ha puesto demasiadas piedras en este camino de gobierno complicado. 

Mientras, el PPC ha conseguido cinco veces más escaños, pasando de 3 al 15, además de sacarle 4 diputados más a Vox, otro de los objetivos de los populares, que se dan por satisfechos con el resultado. El resto de partidos han bajado, especialmente la CUP, al que sus votantes han castigado, bajando cinco diputados con respeto a las anteriores votaciones. Como ya se esperaba, el partido de la ultraderecha nacionalista, Alianza Catalana, entra en el parlamento ocupando dos escaños. Mientras, Ciudadanos, pese a su esfuerzo, se ha quedado fuera al no conseguir ningún diputado.

Un panorama complicado más aún cuando en su comparecencia, tras conocer los resultados, Pere Aragonés reconocía el mal resultado y anunciaba que su partido pasará a la oposición. Lo que significa, en principio, que los republicanos no están por la labor de entrar en un posible gobierno de los socialistas, que junto a los Comunes podrían formar un nuevo tripartito que sumaría  la mayoría absoluta, 68 escaños. 

El ‘no’ de ERC a formar parte del tripartito es un tema que tendrá que repensárselo estos días. Tiene más de 300 personas colocadas en distintos puestos de la Generalitat, ¿Los dejarán en la calle? Es cierto que se abre un gran debate interno en el partido de Junqueras, los cuchillos se han venido afilando en los últimos días. Se avecina una lucha importante, cuyo resultado es imprevisible. Los votantes republicanos no han sabido interpretar el papel del pacto de Aragonés, es una lastima.

Mientras Puigdemont, que anunciaba en su día que si no ganaba dejaría la política- cosa que no me creo- se ha quedado descolocado. Con ERC, y la CUP, no suman. Además, ni Aragonés ni Junqueras quieren pactar con ellos. Con lo cual, pactar con los socialistas, resulta complicado, no imposible, pero casi imposible. Así que, o finalmente ERC reconsidera su ‘no’ al gobierno, y Illa gobierna en minoría, o el bloqueo que se puede producir es de los que hacen historia y ya se sabe lo que viene después.

¿Cómo se traducen los resultados de las elecciones catalanas al gobierno de España? Se intuye, pero hay que verlo. Es posible que ERC se distancie de Pedro Sánchez, que se vuelva más radical y que no dé su apoyo. Mientras que Puigdemont, que en el último mitin de campaña decía que se prepare Pedro Sánchez, puede que se distancia más aún, claro que tiene la espada de la amnistía encima de su cabeza, que no es un tema menor. La pregunta ahora es: ¿Dejará la política Puigdemont? ¿Se presentará en el Parlamento a recoger su acta de diputado? Ni dejará la política, ni se presentará en el parlamento hasta que la amnistía sea aprobada y se la pueda aplicar.

Algunos piensan que también en Junts puede producirse un cambio de liderazgo y que el acercamiento a los socialistas se puede producir. Igual que ha sucedido en la Diputación de Barcelona, donde forman parte del gobierno del ente provincial. En estos momentos todas las opciones están en el aire. Hay que dejar que pase la resaca de los resultados y con calma, que empiecen las negociaciones para que se pueda llegar a constituir un nuevo gobierno, con Salvador Illa de presidente, ¿Será así? Nada es imposible y cualquiera de las tres opciones puede ser posible: tripartito, pacto con Junts o nuevas elecciones.