Pere Aragonès, en un acto reciente

Aragonès pone sobre la mesa las condiciones para un referéndum pactado

El president saliente de la Generalitat expondrá la fórmula que habría encontrado este martes 2 de abril

El gobierno de Cataluña ha lanzado una nueva iniciativa en medio de una serie de políticas y regulaciones sorprendentes, en un contexto marcado por la convocatoria anticipada de elecciones y un ciclo político controvertido, exacerbado por la incapacidad del ejecutivo de asegurar el apoyo necesario para la aprobación del presupuesto. Esta vez, el foco está en un ambicioso plan relacionado con la aspiración de independencia de Cataluña: un esquema de viabilidad jurídico-constitucional para un referéndum de independencia que, según Marta Rovira de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), se encuentra en etapas de negociación con el gobierno central de España.

A pesar de las afirmaciones de Rovira, el gobierno central, liderado por Pedro Sánchez, ha mantenido una postura ambigua, negando cualquier compromiso concreto hacia la realización de dicho referéndum, aunque previamente se comprometió a explorar vías de diálogo y entendimiento con las fuerzas políticas catalanas, incluidas ERC y Junts per Catalunya, como parte de los acuerdos para la investidura de Sánchez.

Esta propuesta llega en un momento político delicado, con el gobierno catalán buscando reafirmar su mandato tras un periodo de inestabilidad y la oposición criticando lo que consideran maniobras políticas destinadas a validar una gestión cuestionada. La iniciativa no solo resalta las tensiones entre el deseo de independencia de algunos sectores en Cataluña y la legalidad constitucional española, sino que también subraya la complejidad de las negociaciones políticas entre Cataluña y el gobierno central, evidenciando la profunda división y los desafíos que enfrenta España en su conjunto.

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, tiene previsto presentar este martes 2 de abril en una rueda de prensa en el Palau de la Generalitat la propuesta, cuyas bases se fundamentan en un encargo del ejecutivo al Institut d'Estudis d'Autogovern (IEA) fechado en octubre de 2023. Este instituto, que depende del propio Govern, recibió el mandato de "concretar los instrumentos jurídicos para celebrar un referéndum". Según informa El Periódico, mañana se conocerá si esta propuesta se basa en la explorada en 2013, que implicaba que el Gobierno cediera las competencias para celebrar referéndums a través del artículo 150.2 de la Constitución, o si sugiere una fórmula alternativa.

El uso potencialmente "electoralista" de las instituciones gubernamentales en funciones está siendo cuestionado, dado que quedan apenas cinco semanas para las elecciones autonómicas del 12 de mayo. Esta jugada representa un golpe estratégico por parte de ERC, que seguramente requerirá una respuesta del PSOE en Madrid. Este movimiento podría alterar las expectativas de voto para los socialistas liderados por Salvador Illa, quienes aparecen como la fuerza dominante según todas las encuestas electorales.