Puigdemont

Carles Puigdemont votará telemáticamente porque teme ser detenido

El líder de Junts no estará presente este jueves cuando se constituya la Mesa del Parlament este jueves

Puigdemont, podrá votar a distancia el próximo 10 de junio en la constitución de la Mesa del Parlament,  a pesar de que ley de amnistía debe aprobarse de manera definitiva en el Congreso días antes de que tenga lugar el pleno formal de constitución del Parlament.

Lluís Puig, también diputado de JxCAT, tampoco debería poder votar porque, existe una orden del Tribunal Constitucional para que Puig no pueda votar al igual que ocurre con  el diputado de ERC Ruben Wagensberg, huido de la Justicia por el caso Tsunami Democràtic. Wagensberg se ha instalado en Ginebra, Suiza, para no hacer frente a la causa en la que la Audiencia Nacional le acusa de terrorismo y desde allí ha votando a distancia en el Parlament, alegando una baja médica, razonada según ERC por el estrés que le provocó sentirse perseguido por la justicia.

Todos ellos podrán votar gracias a la constitución de la Mesa de Edad, que es la que organiza la votación para escoger a los miembros de la futura Mesa del Parlament y de la que ha de surgir el nuevo presidente o presidenta de la Cámara catalana.

Negociaciones sobre el nuevo gobierno catalán en plena campaña por las elecciones europeas

El reglamento del Parlament indica que la votación de la Mesa del Parlament, que decidirá cómo se configura la nueva legislatura, la tutela la Mesa de Edad. Esto es lo que están negociando los partidos catalanes en este momento, mientras avanza la campaña por las europeas .

La Mesa de Edad está presidida por tres miembros: el más mayor de los diputados y los dos más jóvenes. En esta ocasión el presidente será el historiador  Agustí Colomines, nacido en Barcelona en 1957, 66 años, de JxCAT e ideólogo de la posconvergencia independentista. El segundo miembro será la también diputada de JxCAT, la escritora Ennatu Domingo (Etiopía, 1996) aunque de la misma edad es Alberto Tarradas (Girona, 1996), de Vox. Pero con esta conformación el independentismo tiene mayoría en la Mesa de Edad y eso permitirá a diputados que en condiciones normales no deberían votar, como es el caso de Puigdemont, ejercer su voto.

De esta mesa del Parlament entrarán a formar parte un miembro del PP dado que en las últimas elecciones catalanas logró 15 diputados y le da derecho a un puesto en la Mesa del Parlament que quede constituida el 10 de junio.  Una situación que dificultará que los diputados independentistas con situaciones anomalas puedan votar si no se clarifica su situación.

Tras el ejercicio de su derecho de voto de forma telemática a Carles Puigdemont, la nueva mesa del Parlament también deberá ratificarle el sueldo. 

En una Mesa del Parlament presidida en principio por un miembro del PSC podría ser muy probable que el ex president Puigdemont pudiese votar para la constitución de la Mesa de la Cámara catalana, pero luego no pudiera hacerlo a favor de su propia investidura, aunque volviese a Cataluña para ello, como ha prometido en campaña. Lo mismo podría pasar con Lluís Puig, lo que dejaría a JxCAT en la investidura con dos votos menos y ERC con uno menos, peridiendo el espacio independentista tres votos.