Ignacio Garriga, Carlos Carrizosa y Silvia Orriols

¿Cómo actuaron Cs, Vox y Aliança Catalana con la prensa en la noche electoral?

Estas distintas estrategias de comunicación fueron muy comentadas

La elecciones en Cataluña siguen coleando, y los análisis que se extraen van mucho más allá de los resultados electorales. Uno de los elementos que más se tienen en cuenta es la estrategia de comunicación que implementan los partidos políticos, sobretodo en lo que respecta al seguimiento de los resultados en sus sedes.

Vox, conocido por su reticencia a permitir el acceso a ciertos medios de comunicación a sus sedes durante estas noches cruciales, sorprendió al permitir la entrada a El País y La Cadena SER en su sede el pasado domingo.

Sin embargo, esta concesión no fue por un cambio de actitud repentino, sino porque se vieron obligados. Los periodistas del grupo Prisa tuvieron que presentar un escrito de la Junta Electoral Central que advertía a Vox de las posibles repercusiones legales si se les negaba la entrada.

El requerimiento de la Junta Electoral Central Provincial de Barcelona se centró en el periodista de El País, Miguel González, especializado en la cobertura de Vox.

La sede del partido para el recuento de votos se encontraba en el Hotel Avenida Palace de la capital catalana. La respuesta de Vox fue solicitar a los periodistas que esperaran afuera hasta que llegara un abogado para evaluar el escrito. Tras una espera de una hora y cuarto, finalmente se les permitió el acceso.

Por otro lado, el nuevo partido Aliança Catalana, que obtuvo dos escaños en el Parlament de Cataluña, rechazó la entrada a más de 30 medios acreditados en su sede en Ripoll.

Alegaron falta de espacio, reservando el lugar para militantes y simpatizantes. Solo se permitió el acceso a profesionales de dos medios digitales que habían seguido al partido durante la campaña electoral, dejando al resto trabajando en una mesa improvisada en la calle.

En contraste, Ciudadanos adoptó una actitud más amigable al permitir el acceso de periodistas a su sede en Barcelona, incluso desalojando a algunos militantes para garantizar comodidad a los medios de comunicación.

Aunque irónicamente señalaron que la atención de los medios no había sido prioridad durante la campaña.

Estas distintas estrategias de comunicación durante la noche electoral ofrecen una visión fascinante de las dinámicas internas y las relaciones con los medios de los partidos políticos en España.