Fotografía de archivo de una vista general del Parlamento Europeo

Estas son las claves de las elecciones europeas, a tres días de su inicio

Los comicios se deciden el 9 de junio, pero empiezan el 6

Las elecciones al Parlamento Europeo son un evento crucial para la Unión Europea (UE), ya que determinan la composición del único órgano de la UE elegido directamente por sus ciudadanos. Los eurodiputados se agrupan en grupos parlamentarios basados en afinidades ideológicas, lo que permite una organización efectiva y coherente dentro del Parlamento. Estos grupos eligen una mesa directiva y se organizan en comisiones especializadas para abordar diferentes temas y áreas de interés.

En España, los principales partidos políticos como el PSOE, PP, Vox y Sumar, confrontan sus propuestas para la UE, presentando diversas visiones sobre el futuro de Europa. Las elecciones europeas permiten a los ciudadanos influir en la dirección de la política europea, ya que los miembros del Parlamento Europeo (MEP) se eligen de forma independiente en cada Estado miembro. Los partidos políticos nacionales son los encargados de presentar las candidaturas, que pueden ser listas de candidatos de un solo partido o coaliciones de varios partidos. En las elecciones de 2024, España presentará 34 candidaturas, muchas de las cuales son coaliciones de varios partidos, lo que refleja la diversidad y la complejidad del panorama político español.

A nivel europeo, los partidos con afinidades ideológicas similares suelen aliarse para formar grupos parlamentarios. Para que un grupo sea reconocido oficialmente en el Parlamento Europeo, necesita un mínimo de 23 diputados de al menos una cuarta parte de los Estados miembros. Esto fomenta la cooperación transnacional y asegura que las distintas perspectivas ideológicas estén representadas.

Las elecciones al Parlamento Europeo no se celebran en un solo día, sino que se extienden del 6 al 9 de junio. Esta práctica se debe a las diferentes tradiciones electorales y horarios de votación en los 27 Estados miembros. Algunos países, como el Reino Unido y los Países Bajos, tradicionalmente votan los jueves, mientras que otros, como Irlanda, prefieren los viernes. La extensión de las elecciones a lo largo de varios días garantiza que todos los ciudadanos de la UE tengan la oportunidad de votar según sus costumbres nacionales.

El Parlamento Europeo, una vez elegido, desempeña un papel crucial en la elección del Presidente de la Comisión Europea, el órgano ejecutivo de la UE. Desde 2014, el proceso conocido como "Spitzenkandidaten" ha sido empleado, en el cual los principales grupos políticos europeos nominan candidatos para presidir la Comisión Europea antes de las elecciones. El candidato del grupo con más escaños suele ser propuesto por el Consejo Europeo para el puesto de Presidente de la Comisión Europea, aunque requiere la aprobación del Parlamento Europeo. Esta práctica ha dado mayor visibilidad y legitimidad democrática al Presidente de la Comisión.

El Parlamento Europeo consta de 720 escaños que se distribuyen entre los 27 países de la UE, basándose en el tamaño de su población. Alemania cuenta con 96 escaños, Francia con 81, Italia con 76 y España con 61. Polonia tiene 53 escaños, Rumania 33, y los Países Bajos 31. Bélgica, República Checa, Croacia, Grecia, Hungría, Portugal y Suecia tienen 21 escaños cada uno, mientras que Austria cuenta con 20 escaños. Bulgaria dispone de 17 escaños, Finlandia, Dinamarca y Eslovaquia tienen 15 cada uno, e Irlanda 14 escaños. Lituania cuenta con 11 escaños, Letonia y Eslovenia con 9 cada uno, Estonia con 7, y Chipre, Luxemburgo y Malta con 6 escaños cada uno.

Las elecciones europeas son una manifestación significativa de la democracia participativa en la UE, permitiendo a los ciudadanos de los Estados miembros influir directamente en la composición y las políticas del Parlamento Europeo. La elección de los MEP no solo afecta las políticas internas de la UE, sino también su posición y políticas en el escenario global.

En un contexto de desafíos globales como el cambio climático, la digitalización, la inmigración y la seguridad, las elecciones europeas de 2024 son cruciales para definir cómo la UE abordará estos temas en los próximos años. Los partidos españoles, al igual que sus homólogos europeos, deben presentar propuestas claras y viables para asegurar un futuro sostenible y próspero para todos los ciudadanos europeos.

Las elecciones al Parlamento Europeo son un proceso esencial que permite a los ciudadanos de la UE expresar sus preferencias políticas y participar activamente en la construcción del futuro de Europa. Con una distribución diversa de escaños y una dinámica de formación de grupos parlamentarios que reflejan las diferentes ideologías, estas elecciones son fundamentales para el funcionamiento democrático y la cohesión de la Unión Europea.