FUNDACIÓN UNIVERSIA E INCIBE

Este es el crucial papel de la seguridad cibernética en las elecciones europeas

En España, la protección de las elecciones ha sido encomendada al Mando Conjunto del Ciberespacio

Las elecciones europeas representan un evento de gran importancia para la democracia en la Unión Europea, llamando a más de 360 millones de ciudadanos a las urnas. Ante este escenario, la seguridad cibernética se convierte en una prioridad fundamental para asegurar la integridad y transparencia del proceso electoral. En España, tal y como ha recogido El Confidencial, la protección de las elecciones ha sido encomendada al Mando Conjunto del Ciberespacio, una entidad clave en la defensa cibernética nacional.

El Mando Conjunto del Ciberespacio ha sido desplegado específicamente para proteger las elecciones europeas, siguiendo un plan detallado elaborado con una célula activada para reforzar la ciberseguridad. Esta operación está dirigida y coordinada por el Ministerio del Interior, asegurando una respuesta rápida y eficaz ante cualquier amenaza cibernética.

Diversos organismos juegan un papel crucial en la seguridad cibernética durante las elecciones: el Ministerio del Interior lidera la coordinación general de seguridad; el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) se encarga de mejorar la ciberseguridad en España y de brindar apoyo a ciudadanos y empresas privadas; el Centro Criptológico Nacional (CCN) está especializado en la protección de sistemas del Sector Público y organizaciones estratégicas frente a amenazas cibernéticas; y la Red de Coordinación para la Seguridad en Procesos Electorales, que incluye a la Junta Electoral Central, la Presidencia del Gobierno, diversos ministerios y otras agencias, trabaja conjuntamente para asegurar el proceso electoral.

Dependiente del Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el Mando Conjunto del Ciberespacio es responsable de la protección de redes militares y sistemas informáticos del Ministerio de Defensa. Su directiva inicial militar (DIM), firmada por el JEMAD, establece su participación en eventos significativos y dispositivos de ciberseguridad, como la jornada electoral del 9 de junio.

España cuenta con varios equipos de respuesta rápida ante emergencias informáticas (CERT), cada uno con roles específicos: el CCN-CERT se enfoca en la ciberseguridad nacional, respondiendo rápidamente a ciberataques; el INCIBE-CERT es la referencia principal para ciudadanos y entidades privadas en caso de incidentes cibernéticos; y el ESPDEF-CERT es el equipo del Ministerio de Defensa, activado en situaciones de emergencia para proteger infraestructuras críticas.

El Mando Conjunto del Ciberespacio y los CERT despliegan una serie de acciones y capacidades para proteger el proceso electoral: vigilancia y respuesta constante de sistemas, gestión de incidentes, restauración de sistemas y análisis forense digital. Además, trabajan coordinadamente con el Departamento de Seguridad Nacional para combatir campañas de desinformación que puedan afectar las elecciones.

Durante el proceso electoral, se han identificado varias amenazas significativas. En el contexto de la guerra híbrida, se han implementado medidas para proteger los sistemas de recuento de votos y evitar la manipulación de resultados. Hackers prorrusos han dirigido ataques DDoS contra páginas de la Junta Electoral Central, Correos y el INE. Además, ha habido intentos de suplantación de páginas web oficiales, como la falsa página de la Comunidad de Madrid con una amenaza ficticia de ETA.

Las elecciones europeas comenzaron el jueves y se extendieron hasta el domingo, con una participación masiva de ciudadanos europeos. Para garantizar la seguridad, se llevó a cabo una reunión de coordinación el 6 de mayo, presidida por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. En esta reunión se activaron las medidas de seguridad necesarias para proteger el proceso electoral.