Enfado con CUP

Facciones de la CUP piden ''caras nuevas'' tras el descalabro electoral

PUIC y Poble Lliure, entre las partes que han mostrado su enfado

La reciente derrota electoral sufrida por la Candidatura d'Unitat Popular (CUP) el 12 de mayo ha desencadenado tensiones, acusaciones mutuas y una guerra interna entre las diferentes facciones del partido. 

Un grupo disidente de militantes, identificados como PUIC (Por Un Independentismo de Combate), ha emitido un comunicado crítico hacia la dirección del partido, exigiendo un cambio radical en la estrategia política.

En su declaración, los miembros de PUIC solicitan una renovación total en la cúpula de la CUP, abogando por la incorporación de nuevas caras y una propuesta independentista de corte revolucionario. Asimismo, demandan la dimisión del secretariado nacional y la convocatoria de un congreso extraordinario con carácter de urgencia.

“Al no haber roto con la dirección actual y con las caras mediáticas, esto la gente lo percibe y ve la CUP como un partido más del sistema”, denuncian. 

"O se hace un punto y aparte con gente nueva, caras nuevas y propuestas independentistas revolucionarias de control del territorio o los resultados electorales seguirán por el mismo camino del declive", comentan. 

“El pueblo trabajador catalán está huérfano de una papeleta netamente independentista, socialista, feminista y ecologista”, lamentan. 

Más críticas

Las de PUIC no han sido las únicas críticas que ha recibido la CUP. La organización independentista Poble Lliure --una de las corrientes internas del partido-- ha pedido que la dirección de los 'cupaires' asuma "la responsabilidad" por los resultados de las elecciones catalanas, en las que la CUP pasó de 9 a 4 escaños.

En un comunicado de este jueves, Poble Lliure ha asegurado que estos resultados responden a la trayectoria "errática o autodestructiva durante los últimos años" por parte de la CUP.

Ha acusado a la formación anticapitalista de "falta de implicación real" en el movimiento popular por la independencia, y ha reclamado una renovación de los liderazgos, que consideran que están agotados. Poble Lliure ha apostado por "afrontar el nuevo ciclo con una nueva estrategia realista y capaz de interpelar al conjunto del pueblo catalán hacia la liberación nacional", y ha llamado a reconstruir el movimiento civil independentista.

"La situación exige que estemos a la altura, huyendo de la comodidad del continuismo y afrontando de cara y con visión estratégica la realidad en la que nos encontramos", ha insistido.