Ignacio Garriga, en un acto de campaña de Vox

Garriga descarta que Vox pueda apoyar a Illa: ''Es una cara más del separatismo''

La formación obtuvo 11 diputados en las elecciones del 12M

El candidato de Vox a las elecciones catalanas, Ignacio Garriga, ha rechazado este lunes 13 de mayo que su partido pueda apoyar una eventual investidura del candidato del PSC, Salvador Illa, a quien ha equiparado con los partidos independentistas. "Es una cara más del separatismo de ERC y Junts", ha dicho.

En una rueda de prensa para valorar los comicios del 12M, que han otorgado a Vox 11 diputados, los mismos que en 2021, Garriga ha remarcado que no apoyarán una investidura de un candidato que no garantice dar la opción de una escolarizar en castellano, bajar impuestos, reducir la inseguridad y controlar la inmigración.

Garriga ha subrayado que el proyecto político de Vox es de largo plazo: "Queremos construir una alternativa que somos conscientes de que va a requerir muchos años de trabajo, pero no vamos a renunciar a recorrerlos", ha puntualizado.

También ha criticado que el PSC "está al lado permanentemente de los delincuentes, sea de la forma de Junts o de la inmigración ilegal o de los delincuentes callejeros".

Se felicita por los resultados

Preguntado sobre la valoración de los resultados de Vox este domingo, Garriga ha remarcado que, aunque igualan en diputados al mismo tiempo que otros partidos aumentan en apoyos, las cifras son positivas porque, asegura, el partido ha obtenido los mejores resultados de su historia, creciendo en votos y en porcentaje.

"Vox se consolida como formación política en Cataluña y, por supuesto, en toda España. Nosotros no dejamos de crecer, elección tras elección", ha asegurado, remarcando que la mayoría de las encuestas insistían, dice, en un retroceso de la formación.

Pese a que el PP ha multiplicado sus resultados hasta los 15 diputados, adelantando a Vox, Garriga ha matizado que su formación no se había propuesto como objetivo quedar por encima de los populares, y ha añadido que los dos partidos se dirigen a electorados distintos y que "hay que olvidarse de los vasos comunicantes" entre ambos.