Fotomontaje de Oriol Junqueras, Salvador Illa y Carles Puigdemont

¿Habrá investidura? Presión a ERC mientras Junts busca una salida para Puigdemont

"Que nadie dé por sentados nuestros votos", sentencian desde ERC

Las negociaciones para la investidura en Cataluña continuan encalladas, posiblemente a la espera de que ver qué ocurre en las elecciones europeas que se celebran este domingo. El partido que sufrió un mayor desgaste electoral, ERC, se ha convertido paradójicamente en la fuerza política que tiene la clave para para asegurar la gobernabilidad de Salvador Illa, y parece que de momento no van a dar su brazo a torcer. Mientras, en Junts empiezan a buscar una salida para Puigdemont, asumiendo ya que no va a ser president.

La portavoz de ERC, Raquel Sans, ha afirmado este lunes que harán valer sus 20 diputados en el Parlament para que se cumplan sus condiciones de cara a la investidura de un nuevo presidente de la Generalitat: "No hay miedo a una repetición electoral". "Que nadie dé por sentados nuestros votos", ha reiterado Sans en una rueda de prensa, y ha detallado que las condiciones de ERC de cara a una investidura serán un referéndum pactado, la financiación singular para Catalunya y reforzar servicios públicos. 

¿Cómo se elige al presidente de la Mesa?

Todos los ojos están ahora puestos en la constitución de la Mesa del Parlament. En el proceso hacia la investidura, el primer paso es constituir el Parlament y designar la Presidencia de la cámara, con una sesión que se deberá celebrar el próximo lunes 10 de junio, 20 días hábiles después de las elecciones, según el reglamento de la cámara.

La Presidencia del Parlament se elige en una votación en que los diputados escriben en papeletas su candidato: en primera ronda se escoge el candidato que logre la mayoría absoluta --68 votos-- y, si nadie es investido, la segunda ronda repite el proceso para decantarse hacia uno de los dos candidatos más votados.

La estrategia para atraer a ERC

Y será en esta negociación donde el PSC y los Comuns pretenden atar el apoyo de ERC. El candidato de los Comuns a las elecciones europeas y número 2 de Sumar a estos comicios, Jaume Asens, ha ofrecido este lunes a ERC la presidencia del Parlament.  "Nos debemos poner de acuerdo las fuerzas progresistas para que el Parlament sea presidido por un partido de izquierdas como lo es ERC", ha sostenido Asens, que ha asegurado que la suma viable es la de partidos progresistas.

Pero de momento ERC no se ha dejado atar. Este lunes Sans ha dicho que la prioridad de ERC no es presidir el Parlament sino crear una Mesa "antirrepresiva", para hacer valer la acción política de los diputados que están en el exilio, ha asegurado, sin llegar a rechazar ni aceptar la propuesta para asegurar la gobernabilidad. La respuesta de los republicanos parece que podría llegar el mismo día 10, cuando ya se conozca el resultado de las europeas. 

Un retiro dorado para Puigdemont

Mientras se cuecen los pactos en el bloque progresista, en Junts cada vez tienen más asumido que Carles Puigdemont no volverá a ser president, y fuentes internas aseguran que ya están buscando opciones para que siga liderando la formación, según ha publicado en exclusiva El Confidencial. 

Según revelan estas fuentes, Puigdemont no abandonaría la primera línea política tal y como prometió en la campaña electoral, pero sí continuará en la cúpula de Junts como presidente del partido - cobrando 90.000 euros al año-. Sería una opción inteligente para los posconvergentes, que conseguiría resolver el relevo de Puigdemont y, a la vez, apartar a Laura Borràs, cuyo currículo está demasiado manchado para seguir en la presidencia.